Noticias del español

| | | |

| Manuel Calderón
larazon.es, España
Viernes, 30 de marzo del 2007

«EL DÓLAR TIENE SU LENGUA, EL EURO NO»

José Creuheras, vicepresidente del Grupo Planeta, aboga en el encuentro «El español, lengua de intercambio comercial» por una mayor presencia de nuestro idioma en Internet


La lengua española es una nueva fuente de energía. Incluso algunos dicen que es como el petróleo, quizá voluntariamente exagerando para transmitir la idea de que la conquista de la sociedad del conocimiento es el nuevo reto. Se manejan magnitudes económicas de vértigo —como todas—, pero no hay que dejarse llevar por esa hipnosis panhispánica, también advierten otros. «¿Por qué ningún hispano fue contratado para traducir las 27.000 palabras de Windows Vista?», preguntó un joven argentino que trabaja en Estados Unidos, asistente al debate «El español, lengua de intercambio comercial», que se ha celebrado en el IV Congreso Internacional de la Lengua que ha tenido lugar en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias.

Mercado en expansión

«El principal reto se sitúa en aprovechar este mercado en expansión en su total magnitud, teniendo en cuenta que debido a la naturaleza de nuestro producto, la lengua española, cabe primero poner las bases de un desarrollo económico y social amplio y estable. Primero debemos cimentar un buen desarrollo de la zona hispanohablante basado en un mayor bienestar, en una mayor estabilidad», afirmó José Creuheras, vicepresidente del Grupo Planeta.

Las cifras que manejó el directivo del mayor grupo editorial en español se basan en datos objetivos: en los últimos ocho años, el idioma castellano ha aumentado casi un 10 % «gracias al crecimiento demográfico de los hispanohablantes en los países latinoamericanos». En Estados Unidos los hispanohablantes alcanzan los 40 millones, el 12 % de la población. Según el Instituto Cervantes, actualmente hay 14 millones de estudiantes de español en todo el mundo. Y, finalmente, el valor del español en el Producto Interior Bruto español es del 15 %.

Sin embargo, José Creuheras prefirió «enfriar» algunos datos. En este sentido, llamó la atención sobre el hecho de que, a pesar de que el español es ya la tercera lengua con mayor número de usuarios en Internet, el verdadero espacio de la comunicación en todos los ámbitos, con el 8 %, dijo que hay que «incrementar las conexiones de los países de habla hispana, que actualmente está por debajo de la media europea». Por otro parte, recalcó que, pese a un cierto descenso de la influencia del inglés, «se produce en un contexto económico mundial de cambio de paradigma en términos de influencia económica», en referencia a la fuerza de los gigantes asiáticos. Lo resumió en una frase: «El dólar es una moneda con lengua propia y el euro no».

Dentro del mismo debate, «El español, lengua de intercambio comercial», José Luis García Delgado, autor de El valor económico del español (un estudio financiado por la Fundación Telefónica), matizó que lo distintivo del idioma español es que su conocimiento es internacional.

Un estudio realizado en Polonia confirmó que, como el español, ese idioma también genera el 15 % del PIB, por lo que «es necesario que haya una cifra añadida». «Hoy el español —explicó— no tiene posibilidades de desbancar al inglés, pero sí de acompañarlo como segunda lengua franca internacional y eso dependerá de la calidad de sus sociedades y el vigor de la economía». Un editor, Antonio Roche, de Biblioteca Nueva, también abogó por una política más realista y pragmática.

Sin embargo, contra el español «conspiran» dos factores, según el profesor de la Universidad de los Andes de Colombia Alejandro Gaviria: la hegemonía económica del inglés y el redescubrimiento de las culturas autóctonas. Y esbozó una hipótesis con la que rectifica la teoría económica «gravitatoria» (la tendencia que tienen las grandes economías cercanas en el territorio a comerciar): en los bienes diferenciados, el idioma puede acercar. Gaviria puso un ejemplo pintoresco, pero no anecdótico: «Corea es el mayor exportador de pelucas a Estados Unidos, un negocio diferenciado porque no hay dos pelucas iguales, y eso es así gracias a los emigrantes».

«El dinamismo de la economía de América Latina contribuirá a expandir la frontera idiomática», señaló Beatriz Nogal, de la Agencia Nacional de Inversiones Argentina, y el representante del Grupo Prisa en México, Antonio Navalón, no dudó en situar a los videojuegos como el gran mercado en auge donde se abren nuevas perspectivas.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: