Noticias del español

| | |

| Alfredo J. Pereira Rodríguez
El Diario de Yucatán, Mérida, México
Viernes, 4 de agosto del 2006

EL DICCIONARIO ES EL ARMA DEL ESTUDIANTE

Tengo la dicha de tener una gran amiga, a quien le debo mucho de mi vida y le encanta utilizar un libro que desde muy pequeños a mí y a mis compañeros de escuela nos enseñaron: el diccionario.


No sé si ahora es una herramienta útil, o quizá ya cayó en desuso o ya no se utiliza por otras condiciones didácticas modernas; sin embargo, para mí sigue siendo un útil instrumento que muchas veces aclara las vergüenzas de decir cosas sin conocer el significado de las mismas.

He de confesar que aún lo utilizo y que cada día de mi vida ha sido el instructor más serio y confiable para el uso de nuestro bello idioma español (o castellano o mexicano, llámele usted como le guste).

Elaborado por personalidades de la lengua escrita, el diccionario es algo que no se puede desechar y menos olvidar. Representa la pureza de las palabras y nos brinda el significado de muchas otras que casi nunca escuchamos y algunas que ni siquiera imaginamos que existen. Son tantas las expresiones escritas y muchísimas expresiones, cuyo significado es tan extraño al vulgar lenguaje que utilizamos que cada vez que acudo a él, que me asombro de mi ignorancia. A pesar de todo doy gracias de tenerlo en cada lugar que considero mi sitio de esparcimiento cultural.

Consultar un diccionario para muchos puede ser una vergüenza, pues consideran que ya conocen todo lo necesario para expresarse; sin embargo, ese «amansaburros» debe ser como la biblia que leemos, como parte de la historia humana. Nunca he dejado de acudir a él ni lo dejaré de hacer, pues precisamente ahí se obtiene el conocimiento literario que requerimos, y que no debemos permitir que se aleje.

Tenemos un idioma muy bello que debemos preservar y actualizar para no decir «burradas».

Ojalá que en las escuelas el diccionario de la lengua española siga siendo una de las obras esenciales en la cultura que día a día se les brinda a los educandos. Estoy seguro que los maestros y las maestras son conscientes de que sus alumnos deben tener siempre a la mano un invaluable diccionario. Felicidades.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: