Noticias del español

| | | |

| Pep Roig
Palma, Baleares (España)

EL DEPORTE NACIONAL DE DAR PATADAS AL IDIOMA

Como poco experto en gramática, y debido a que una parte importante de mi trabajo depende del uso que haga de las normas del idioma, soy habitual usuario de los diccionarios: entre otras razones, porque considero que al usuario (el lector del periódico) hay que servirle el producto con garantía de calidad.


Cierto es que una lengua viva es la que está en evolución constante, tan cierto como que la Real Academia de la Lengua es la que permanece vigilante para evitar la contaminación del idioma por aquellas palabras intrusas que empiezan a ser de uso común, pero que no son fruto de una dinámica natural sino productor de una moda, frecuentemente impuesta por el mal uso del lenguaje en los medios de comunicación, con especial incidencia en la televisión y la radio.

Con frecuencia, escucho a los profesionales de los partidos de fútbol (ahora mismo, la Eurocopa) decir: «La va a pegar…», «Puede pegarla…», «La puede pegar…» (a la pelota). En estos términos, a mí me suena que lo realmente dice el locutor es que el jugador utiliza algún tipo de pegamento con la intención de fijar la bola en algún sitio, pero no que el deportista se disponga a patear el balón.

Para depejar mis dudas, he hecho lo de siempre: entrar en la web de Efe y exponer la cuestión a los de la fundación Fundéu BBVA. Con rapidez, eficacia y amabilidad han resuelto mi dilema, además de darme la razón, puesto que lo correcto es decir «le» cuando «fulanito» quiere golpear a la pelota para desplazarla y marcar el gol de la victoria; y «la» cuando lo que pretende «Fulanito» es que la bola no se mueva de donde está (tal vez buscando el empate a cero), utilizando un potente pegamento deportivamente homologado.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: