Noticias del español

| |

| Magí Camps
La Vanguardia, España
Lunes, 12 de julio del 2010

EL COCHE LISIADO

La buena noticia de que el español avanza en EE. UU. se ve empañada por el 'spanglish'.


Sabido es que el bilingüismo perfecto no existe, pues de las dos lenguas que se hablan en un territorio, el fiel de la balanza tiende a inclinarse hacia el plato de la de mayor peso (demográfico, internacional, cultural, legal…). En el caso de Estados Unidos, son los hispanohablantes los que deben andarse con cuidado a la hora de hablar español si no quieren trufarlo de anglicismos. El culmen de esta influencia entre las dos lenguas, fruto del descuido de quien las habla, es lo que se conoce como spanglish,un español repleto de palabras y construcciones inglesas. Por ejemplo, lo de 'vacunear la carpeta', en lugar de 'aspirar la alfombra' (to vacuum the carpet).

Pues bien, si uno ha crecido en Norteamérica y de mayor quiere 'crecer vegetales', será mejor que aprenda a decir que se «ha criado» allí y que de mayor quiere «cultivar verduras». Sobre todo, porque el número de hispanohablantes crece exponencialmente. Las previsiones apuntan al año 2050 como al del 'sorpasso': Estados Unidos superará a México y será el país con mayor número de hispanohablantes. De ahí que crezca también el interés por mejorar la calidad de ese bilingüismo, especialmente en lo que atañe a la lengua minoritaria: el español.

La Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE),creada en 1973, es la más joven de las 22 academias del mundo hispano y justo ahora publica un manual para poner freno a esa contaminación excesiva entre las dos lenguas: Hablando 'bien' se entiende la gente (Santillana USA Publishing Company). Sus editores son Jorge I. Covarrubias, Joaquín Segura y Daniel Fernández, miembros de la ANLE,con el director Gerardo Piña-Rosales al frente.

El libro, una miscelánea de ortografía, léxico y gramática, goza de éxito entre los hispanohablantes de Estados Unidos. Para un público como el español, la parte principal, dedicada al spanglish, también es la más jugosa: «Las apariencias engañan». Gracias a los acertados consejos, los hispanounidenses aprenderán a distinguir entre el 'abstract' inglés (resumen) y el 'abstracto' español, para que nadie pida un 'abstracto' cuando quiere una 'síntesis'. O a 'pasar el rato' en la biblioteca (library)en lugar de 'gastar el tiempo' (spend time) en la 'librería' (bookshop). También sabrán que una persona no quiere que le 'introduzcan' a otra, sino que se la 'presenten' (to introduce). Si alguien llama, le 'devolverán la llamada', no 'llamarán para atrás' (to call back).Y no podrán 'rentar un auto' ni circular con un coche 'lisiado', sino que lo 'alquilarán' (to rent)o lo tendrán 'arrendado' (leased).

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: