Noticias del español

| Agencia EFE

El Cervantes dará clases de español en Jerusalén y Haifa para sefardíes

El Instituto Cervantes en Israel, con sede en Tel Aviv, dará clases de español a partir de enero en Jerusalén y Haifa en el marco de un nuevo programa de lengua y cultura denominado Pasaporte a Sefarad destinado a los sefardíes que desean solicitar la nacionalidad española en base a la nueva ley que se lo permite.

«El proyecto surge para facilitar en el marco de la ley de nacionalidad que los solicitantes cumplan todos los requisitos», dijo a Efe Carmen Álvarez, directora del Cervantes, al recordar las exigencias de dominio del idioma y conocimiento de la cultura española.

Según el programa facilitado, se abrirán clases de los niveles 1 a 3, además de un pequeño curso, por ahora solo en Tel Aviv, de preparación sobre Constitución, Cultura y Sociedad Española, de cara al primer examen, que tendrá lugar el 28 de enero.

Álvarez explicó que en Israel «hay mucha gente que ya habla español o ladino», pero que «no tiene la competencia suficiente que se exige».

«Hemos hecho un programa específico más corto y más barato, muy enfocado a superar las pruebas de nacionalidad, tanto el DELE A2 como la de Constitución, Cultura y Sociedad Española», indicó.

La nueva ley de nacionalización, aprobada por el Congreso el pasado 11 de junio, es aplicable a todo judío que pueda demostrar que tiene ascendencia sefardí, es decir, que sus antepasados vivieron en la España medieval antes del Decreto de expulsión por los Reyes Católicos en 1492.

Algunos investigadores han evaluado en varios millones las personas en todo el mundo que reivindican ese origen, una cifra que se reduciría sustancialmente a la hora de poder probarlo con documentación o tradiciones, independientemente de si están o no interesados en requerirla.

Organismos extraoficiales y profesionales que ofrecen en Israel sus servicios de gestión calculan que varias decenas de miles de israelíes se acogerán a la ley durante los tres años que estará en vigor.

Álvarez declaró que hay muchos alumnos que proceden del norte de África, mayores de 60 años, nacidos en Tetuán o en Tánger, «que aún mantienen el ladino, pero tienen que trabajar un poco la parte escrita».

Y también hay gente joven «que se interesa por sus orígenes (sefardíes) y quiere aprender español».

El Cervantes ha iniciado ya con éxito un curso experimental en Tel Aviv, y en enero con el programa Pasaporte a Sefarad (nombre por el que se conoce en hebreo a España) se abrirán nuevas clases de forma regular durante tres años prorrogables a cuatro, según marca la ley.

El curso de idioma, que cuesta 2.200 séqueles (unos 534 euros o 565 dólares), tendrá una duración de 45 horas lectivas repartidas en nueve semanas, y el de cultura española 20 horas.

En Jerusalén, donde el Cervantes no tiene instalaciones propias, las clases se impartirán en el Centro Mundial del Patrimonio de los Judíos de África del Norte, un emblemático edificio en el centro de la ciudad que recuerda el arte mudéjar en España.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: