Noticias del español

| | | | |

| La Gaceta (Argentina)

Barcia: «El celular puede ser un excelente ayudante de cátedra»

El académico Pedro Barcia propone una alianza con las tecnologías de la información. El flamante Doctor Honoris Causa de la UNT participa en Tucumán (Argentina) en el congreso sobre léxico e interculturalidad.

El presidente de la Academia Argentina de Letras, Pedro Luis Barcia, desafía por lo menos una norma: aunque en las escuelas de Buenos Aires no se les permite a los alumnos tener el celular prendido en horas de clases, él usa el teléfono móvil como herramienta para trabajar colectivamente con sus alumnos.

Barcia habló con LA GACETA, en un alto en el «Primer Congreso sobre Léxico e Interculturalidad», que se desarrolla en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) hasta hoy, organizado por el Insil, el Instituto de Investigaciones Lingüísticas y Literarias Hispanoamericanas, los departamentos de Letras, de Inglés, de Francés y de Idiomas Modernos, la Especialización en «La enseñanza del español como lengua extranjera» y el Lectorado del DAAD (filial Tucumán).

Barcia, flamante Doctor Honoris Causa de la UNT, opinó que el celular «no tiene por qué ser el león que come la vida de los muchachos». «Por el contrario —afirmó— puede ser un excelente ayudante de cátedra». Barcia explicó que en su clase obliga a sus alumnos a escribir palabras completas dentro de los 160 espacios que tiene la pantalla del celular. Así, trata de que entiendan que la concisión, la claridad y la corrección son valores importantes en la comunicación.

De paso, recuerda que el objetivo de las academias es mantener vivo el lenguaje y estimular el uso correcto del idioma. «No estamos defendiendo el lenguaje tilingo, arbitrario o exquisito, sino aquel que define al buen periodista, a un profesor o a un académico, y también al ciudadano que quiere hacerse entender», aclara.

«En la medida en que una lengua es clara, evita que los políticos les digan a los periodistas que no dijeron lo que dijeron, sino que quisieron decir otra cosa», ejemplificó. «La lengua no debe ser sólo preocupación del profesor de lengua sino de toda persona que tiene necesidad de comunicarse», agregó.

Con relación al uso de anglicismos y de palabras inglesas, Barcia confiesa que prefiere reemplazarlos por una palabra española y escribirla siempre «en redonda». En el caso de «scanner», prefiere la palabra «escáner»; si se trata del «mouse», elige «maus», tal cual se pronuncia. Además, opta siempre por la bastardilla en los casos en los que no hay reemplazo posible, como pasa con el término software. «Lo mantenemos en inglés, pero en bastardilla, lo que nos indica que esa palabra es una hija no natural de nuestro idioma», explica.

Recurre a la ironía cuando afirma que los chicos padecen hoy del «zappineo mental», de ser sacudidos por estímulos diversos. Sin embargo, no demoniza las tecnologías de la comunicación. «No hay que temerles a las abreviaturas y a las formas codificadas que tienen los chicos para comunicarse por el chat o el celular; son expresiones de las tribus electrónicas, con ellas no corre peligro la corrección del idioma, porque no hay uniformidad, y por lo tanto no hay universalidad; y si no hay universalidad no hay cambios en el idioma», asegura.

El académico opina que el hablante «lleva la competencia al medio electrónico», y que de esa competencia debe hacerse cargo la educación, la escuela. «La lengua —concluye— es el cemento curricular para la escuela y es también el cemento social en el tejido conjuntivo que une a la sociedad».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: