Noticias del español

| |

| Juan B. McKay A.
La Prensa (Panamá)
Lunes 10 de marzo de 2008

EL BUEN USO DEL IDIOMA

Hace algunas semanas escribí un artículo en el que invitaba a mis colegas de los medios de comunicación y a los maestros y profesores a mejorar la forma como nos expresamos y como les enseñamos a quienes nos escuchan (y están en el proceso de aprender), a mejorar la forma de expresión.


La verdad es que fui contactado por algunas personas para preguntarme que por qué era tan alarmista, que la verdad «no estaba tan mal la cosa…».

Infortunadamente (la palabra desafortunadamente no existe en el diccionario) no puedo estar de acuerdo con ellos. Para demostrar mi punto, trataré de hacer una compilación de algunas de las bellezas que se ven y escuchan diariamente en los medios escritos y hablados, aulas de clases de primaria, secundaria y hasta en las universitarias y, como «la tapa del coco», en los escritos preparados y firmados por algunos de nuestros juristas.

¿Cuántas veces hay quienes traducen el billion del inglés a un billón del español? No es lo mismo ni se escribe igual. Traducción: millardo. ¿Cuántas veces leemos en los periódicos el nombre de la nación más grande de Sur América escrita «Brazil», cuando su nombre correcto es Brasil?

Seguimos. No existe tal cosa como las «Exclusas de Miraflores». Son las Esclusas de Miraflores, Pedro Miguel o Gatún. Tal vez (porque no debe escribirse talvez o talves) no son muchos en Panamá los que se toman el trabajo de decir ocho en lugar del famoso «osho» o sea que cambiamos el sonido de la «ch» por el de la «sh».

Hay muchos que luego de haber estudiado o vivido en Estados Unidos de América hablan del famoso «llamar pa’tras». Lo correcto debería ser llamar de vuelta. Igualmente hay quienes tienen la mala costumbre de olvidarse que las personas, por regla general, tenemos dos apellidos (no me refiero a los que tienen apellidos compuestos) y sencillamente hacen alusión a la persona por solo su apellido materno (por ejemplo el canciller Navarro en lugar del canciller Lewis o en su defecto Lewis Navarro).

No termino de entender por qué hay médicos que cuando quieren hacer referencia a que una persona sufrió de golpes en la cabeza en accidente de tránsito, dicen que «el paciente sufrió politraumatismos encefálicos». Por regla general nuestra población no ha estudiado medicina y la primera forma de expresarse es más fácil y más entendible, ¿no les parece?

Vale la pena mencionar que a nuestros discapacitados (más del 10 % de nuestra población), no deberíamos llamarlos minusválidos. Quien utilice la palabra «anuente» debe referirse a que una persona consiente o está de acuerdo conque se haga algo, no significa que conoce de algún tema en especial.

Para terminar, ojalá podamos erradicar para siempre la utilización de los mentados «haiga», «mas sin embargo» y el terrible «hubieron». Por favor, empecemos a hablar como se debe.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: