Noticias del español

| | |

| Fabio Villegas Botero
elmundo.com, Colombia
Viernes, 30 de julio del 2010

EL ALFABETO, ¿SOBRAN LETRAS?

Decía la semana pasada que «nuestro alfabeto es un rompecabezas, que entorpece la educación sobre todo en la infancia». Y afirmaba que un verdadero alfabeto debería tener «una sola letra para cada uno de los fonemas», algo que no se da en español y menos en otras lenguas europeas.


Pues bien, alguien me preguntaba qué es un fonema. En otro artículo anterior narraba el proceso de la invención del habla, una de las creaciones más grandiosas y trascendentales del ser humano. Con solo 20, quizás 30 o poco más sonidos diferentes, poder construir miles, cientos de miles de palabras, para comunicar a los demás todo lo que podemos pensar e idear, en miles de idiomas diferentes. Cada uno de esos sonidos diferentes de cada palabra, ya sea vocal o consonante, se denomina fonema. El que una determinada lengua tenga más que otra no significa que sea más rica ni más perfecta. Si el inglés tiene hasta 10 o más fonemas vocálicos, sus verbos y su sintaxis son más pobres que el español. Es que la lengua, el idioma, es mucho más que las palabras que lo componen; es todo un acervo maravilloso de cultura milenaria.

El invento del alfabeto fue un prodigio de síntesis de un pueblo determinado, los fenicios, con una lengua de fonemas propios, que no necesariamente se encontrarían en otras lenguas de entonces y del futuro. De ahí que los que trataron de copiarlo o imitarlo incurrieron en más o menos desaciertos, pues lo hicieron de forma poco científica. Es lo que sucede en español, donde tratamos de imitar otras lenguas, principalmente el latín, también el griego, el árabe y muchas lenguas americanas y africanas. Es más. Con el correr del tiempo la fonética del español ha ido evolucionando, pero la escritura permanece fosilizada en unos arcaísmos que sí hemos ido desechando en el habla.

El alfabeto son cada uno de los grafemas con los cuales deberíamos representar cada uno de los fonemas. Impropiamente los llamamos letras, pues suelen ser muchas las formas de cada una (mayúscula, minúscula, de imprenta…). Cualquiera de estas que representa la a, u otro fonema diferente es el morfema correspondiente.

¿Cuántos se requieren para el español actual? Muchos menos de los que tiene el alfabeto.

Veamos: Son solo 5 fonemas vocálicos que ningún hablante confunde con otro, así los fonetistas perciban variantes. Y los consonánticos son solo 17, a pesar de que los grafemas son mucho más numerosos, y solo 9 son inconfundibles: ch, d, f, l, m, n, ñ, p, t. Los otros 8 son: b, g, j, k, r, rr, s, y. (Parte de los españoles tiene uno más, z. Adicionalmente, ya se han introducido palabras extranjeras con el fonema sh). En efecto: ya han desaparecido los fonemas v, ll, (si es que existieron), por lo cual sus morfemas deben desaparecer. Pero sobran más: c, h, q, w, x. La c no se requiere para ninguno de los siguientes fonemas: s, z, x. La h muda que acompaña vocales debería desaparecer. La q, además de representar el fonema k, requiere una u completamente innecesaria. La w se incluyó hace relativamente poco y corresponde al fonema u. La x representa dos fonemas ks que pueden pertenecer a una o dos sílabas distintas pero no requieren un morfema individual.

¿Por qué es tan difícil la ortografía, como todo el mundo lo reconoce? Porque nos han impuesto un alfabeto con una serie de letras innecesarias, algunas de gran ambigüedad. ¿Cómo podríamos manejar la aritmética si, por ejemplo, el 1 lo pudiéramos usar para el 7 o el 9, e si para el 5 existieran tres o cuatro números diferentes? ¡Qué confusión!

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: