Noticias del español

| | | |

| Labrador
Estrella de Panamá (Panamá)
Martes, 18 de diciembre del 2007

EL ALCÁZAR DE LA LENGUA: LAS COSAS SE INICIAN, NO INICIAN

En dos ocasiones anteriores hemos escrito sobre la pobreza idiomática que supone, en el habla de cualquier persona, y especialmente de los periodistas y escritores, emplear el verbo iniciar solamente, con exclusión de cualquier otra palabra con idéntico significado (comenzar, empezar). Ahora queremos decir que, además de empleado con exceso, este verbo es mal empleado, o sea, se viola constantemente su régimen de construcción.


La diferencia entre comenzar, empezar e iniciar

Fíjese en estos detalles. Usted puede construir una oración como Felipe comenzó su trabajo hoy. O también Felipe empezó su trabajo hoy, o incluso Felipe inició su trabajo hoy. Los tres verbos tienen en común que son transitivos, recaen sobre un complemento directo: su trabajo. Responden perfectamente a la pregunta:¿qué es lo empezado/ iniciado/comenzado? Y su construcción es correcta como la hemos presentado.

La cuestión cambia cuando estos verbos funcionan como intransitivos, esto es, que no tienen complemento directo o no se nombra un complemento directo. Usted puede decir, por ej.: la carrera comenzará en unas horas. Y también la carrera empezará en unas horas. Pero no puede decir: La carrera iniciará en unas horas. En los tres casos hay un complemento circunstancial de tiempo (en unas horas), pero no un complemento directo (un objeto sobre el que recaiga directamente la acción verbal). Como ve, comenzar y empezar admiten esta construcción con verbo intransitivo y sin uso de pronombre. Pero el verbo iniciar, cuando es intransitivo, cuando carece, pues, de complemento directo, requiere del pronombre se. Por eso se llama en este caso intransitivo pronominal. Lo correcto hubiera sido: La carrera se iniciará en unas horas.

El buen uso del idioma pide una buena construcción

Esta diferencia entre iniciar e iniciar(se), que no existe con los verbos comenzar y empezar, es a menudo ignorada por los profesionales aludidos. Pero hay que atenderla: no se puede hablar un español correcto con la gramática del inglés o de cualquier otro idioma, hay que respetar el régimen de construcción del español. Debe, entonces, prestarse atención a cualquier diferencia entre comenzar y empezar por un lado, e iniciar, por otro.

Las pasivas reflejas

Si digo El festival se inicia mañana, he construido una oración que los gramáticos llaman pasiva refleja. El festival es un sujeto pasivo, pues recibe la acción (será iniciado) no la ejecuta. Este tipo de oración (El festival se inicia mañana) llamada pronominal pasiva por Manuel Seco, y pasiva refleja por los textos de gramática, se caracteriza porque el sujeto es una cosa, y pprque puede transformarse en una oración pasiva equivalente ( El festival será iniciado manaña). También admite el plural: las fiestas o los festivales del verano se inician mañana.

Las impersonales

En las pasivas reflejas o pronominales pasivas el sujeto no se conoce o no interesa. En las impersonales no existe. En las primeras, el verbo admite plural, en las impersonales se usa siempre en tercera persona singular. Algunos clasifican las oraciones con se inicia como im-personales, como se inicia la feria, pues considerarían la fe-ria como un complemento directo, en una oración sin sujeto. Más importante que esta diferencia entre técnicos del idioma es saber que el régimen de construcción reclama el uso de se en ambos tipos de oraciones.

Nunca son reflexivas

Quienes se niegan a usar el pronombre se para decir se inicia, se estrena, se celebra creen equivocadamente que se trata de un uso exclusivamente reflexivo, como si las cosas se iniciaran, se estrenaran o se celebraran ellas mismas. No tiene nada que ver con el reflexivo. Este pronombre «se» es exigencia de la construcción pronominal pasiva y de las oraciones impersonales.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: