Noticias del español

| | | | |

| Labrador
estrelladepanama.com, Panamá
Lunes, 5 de mayo del 2008

EL ALCÁZAR DE LA LENGUA: LA RAZÓN DE TODOS LOS PORQUÉS

Se advierte en muchas personas, incluso en periodistas y comunicadores, la dificultad que les causa tener que distinguir el uso de los términos por qué, porqué, por que y porque. Aquí no se trata de una palabra que pueda escribirse de cuatro formas distintas para significar lo mismo, como es el caso de seviche. Como no se trata de un uso casual o al tun tun de las preferencias, hay que conocer la teoría al respecto para luego aplicarla como conviene.


¿Por qué?

El uso más común de por qué es el que aprendemos desde la escuela primaria, para realizar nuestras más elementales preguntas. ¿Por qué sale el sol? ¿Por qué llueve? ¡Ya te dije por qué! Es la combinación de la preposición por con el adjetivo interrogativo o exclamativo qué. En estos casos por qué, como resulta obvio en este escrito, va separado y con tilde.

Por qué

Y no solo se usa en preguntas o exclamaciones directas, con los signos de interrogación o exclamación correspondientes, sino también sin ellos. No sé bien por qué hago esto. Véase esta pregunta indirecta: Tu madre quiere saber por qué lo hiciste. En este caso hubiera sido incorrecto usar el artículo el: Tu madre quiere saber el por qué lo hiciste. La forma correcta de introducir el artículo la explicaremos unos párrafos más adelante, al hablar del porqué.

Porque

Luego aprendimos a usar porque, término con que respondíamos a la pregunta científica del cuestionario. Porque la tierra rota sobre su eje. O bien, Porque la lluvia es resultado de la evaporación, condensación y precipitación, por su peso, del agua contenida en las nubes. Porque es una conjunción causal. La usamos para dar respuesta o razón de algo. No vino ayer porque estaba enfermo. Se fueron a Venezuela porque su tía los había invitado. Porque significa 'debido a que'. Porque conecta dos oraciones, la segunda está subordinada a la primera y expresa la causa de la acción ejecutada por el verbo principal. Vendrá la semana próxima porque quiere ver a sus hijos.

Pero porque también se puede usar con el significado de 'para que'. En este caso es conjunción final, seguida de un verbo en modo subjuntivo. Como el caso del famoso dicho cervantino: «Tal hay que se quiebra dos ojos porque su enemigo se quiebre uno». O por ejemplo: Pagó hasta el último centavo porque no le reclamasen nada.

Por que

Hay otro porque átono, que se escribe en dos palabras:

a) El que se forma mediante la combinación del pronombre relativo que precedido de la preposición por. Ejemplo: Nadie sabe el motivo verdadero por que dijo que vendría. Se reconoce este por que debido a que la partícula relativa que puede ser precedida por el artículo (el, la, los, las). Veamos: Nadie sabe el motivo verdadero por el que dijo que vendría. O bien, el relativo que puede ser reemplazado por otros relativos (el cual, la cual, los cuales, las cuales). Entonces escribiremos: Nadie sabe el motivo verdadero por el cual dijo que vendría.

b) La combinación de la conjunción subordinante que, precedida de la preposición por cuando esta es exigida por un sustantivo, un adjetivo o un verbo. «Quiero luchar por que regresen mis amigos»

Porqué

Porqué es sustantivo, significa la razón de algo, la causa, el motivo. Este es el caso en que debe usarse siempre el artículo: el porqué. Y como sustantivo también se emplea en plural, para expresar las razones: los porqués. En este caso se usa también la preposición de. Quieren saber el porqué de esta situación. Nadie supo los porqués de su partida.

A veces, al escribir o hablar, la gente se confunde sobre el uso del artículo. Se puede decir: Quiero saber el porqué de su partida, pues usted lo puede reemplazar por la oración Quiero saber la razón de su partida. En cambio es incorrecto Quiero saber el porqué partió, porque no se puede remplazar por la forma: Quiero saber la razón partió.

Por qué es… y se usa para preguntar.

«Hace tiempo atrás»

Si algo sucedió «hace tiempo», obvio que fue «atrás». Si algo sucedió «tiempo atrás» obvio que fue «hace». Por lo tanto, «hace tiempo atrás» es una perfecta redundancia por alguno de los extremos. Basta con decir «hace tiempo» o «tiempo atrás».

¿Conlleva a?

Una cosa conlleva la otra. Obsérvese que digo la otra y no a la otra. Porque el verbo conllevar es transitivo y recae directamente sobre aquello que conlleva, sin que medie preposición. Ej: Ese trabajo conlleva algunos más. Además, conllevar es llevar consigo (llevar con y no llevar a) llevar implícito, suponer, acarrear e incluso, soportar.

La confusión se produce cuando erróneamente mezclamos ambas formas constructivas. Ejemplo del error: Hacer esa inversión conllevará a un fuerte costo económico. Lo correcto:… conllevará un fuerte costo económico (sin a), lo que es lo que mismo que implicará, supondrá un fuerte costo económico.

Llevar a es llevar por consecuencia. Cuando usamos el verbo llevar, una cosa si lleva a la otra. Ej.: El error cometido llevará a estudiar los procesos utilizados.

¿Cualquier o cualquiera?

No diga: cualquiera estufa, sino cualquier estufa, o una estufa cualquiera.

Muchos piensan, equivocadamente, que cualquier es adjetivo masculino y acompaña a un sustantivo masculino, mientras que cualquiera es adjetivo femenino y acompaña a un sustantivo femenino. Esto es falso.

Cualquiera es un adjetivo indefinido, sí, cuando acompaña a un sustantivo (también puede remplazarlo y en ese caso sería pronombre indefinido: díselo a cualquiera. Y puede ser sustantivo: ella es una cualquiera. Pero es su función como adjetivo lo que nos interesa aquí).

Este adjetivo puede ir delante o detrás del sustantivo. Cuando va delante se usa la forma apocada cualquier, independientemente de que el sustantivo sea masculino o femenino. Ej.: Tráeme cualquier libro, tráeme cualquier silla. Libro y silla son masculino y femenino respectivamente. Se observará que ambos términos se usan correctamente con cualquier.

Cuando el adjetivo va detrás del sustantivo se usa siempre la forma cualquiera, con igual independencia del género del sustantivo. Ej.: Traéme un libro cualquiera. Tráeme una silla cualquiera. Es muy sencillo: si va detrás use cualquiera; si va delante, cualquier.

«Voy a por» ¿es erróneo?

Para un americano es incorrecto usar la estructura voy a por. Cuando los del Nuevo Mundo la escuchamos en labios de un español nos suele confundir. Solía censurarse antes este empleo en España también, aunque no es una forma nueva, y el uso culto prefiere que normalmente se use voy por, como se hace en América. Pero el uso del voy a se ha intensificado. La Academia no lo tiene por incorrecto y se puede considerar alternativo (siempre en España) el voy por y el voy a por.

Es típico de los madrileños construir con la forma voy a por cuando se trata de buscar algo (voy a por uvas) o buscar a alguien (voy a por Juan). Suponen que de esa forma establecen una precisión en el significado de la oración, pues no es lo mismo voy a por Juan (voy a buscarlo), que voy por Juan (en su lugar) o también voy por Juan (por causa de él, porque Juan me pidió que fuera). En América para cualquiera de estos casos se usa voy por Juan. El «a por» hace una mezcla de voy a (dirección y movimiento) con el voy por (en busca de).

El Diccionario panhispánico de dudas establece que voy a por ni es erróneo, ni es tan extraño, pues el español ya posee otras formas constructivas donde hay secuencias de preposiciones: para con, de entre, por entre, tras de, de por… Sin embargo en el empleo de todas ellas hay común acuerdo o reconocimiento; no sucede los mismo con a por. Un americano siempre sentirá que esta forma de expresarse pone una dificultad en la comprensión del mismo idioma entre algunos españoles y todos los americanos, y que la unidad idiomática se protege mejor desde la unidad constructiva y no de la diversidad. Puede por supuesto, haber opiniones sobre este asunto.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: