Noticias del español

| | | | |

| Labrador
estrelladepanama.com, Panamá
Lunes, 19 de mayo del 2008

EL ALCÁZAR DE LA LENGUA: DEPORTES EN OTRA LENGUA… Y EN ESPAÑOL

El lenguaje deportivo suele estar cargado de expresiones y términos en diversas lenguas, generalmente el inglés, que en algunas ocasiones son de uso inobjetable, pues no existe equivalente o término mejor en español, y otras veces es la fuerza de la costumbre o una innecesaria tendencia a favorecer ese idioma lo que nos incita a usar de ellas.


Tomemos el ejemplo del béisbol, que, valga aclararlo, también puede decirse (en forma aguda) y escribirse beisbol, con la misma lógica que se dice y escribe fútbol o futbol. De hecho, en América se dice a partes iguales béisbol o beisbol, aunque la segunda voz aún no aparezca en el diccionario. Por haber nacido en Estados Unidos se llama baseball, pero este uso no tiene justificación en un diario en castellano.

Son términos comunes del inglés —y conocidísimos de los pueblos de América— que patrocinan nuestros locutores: catcher (receptor), pitcher (lanzador), shortstop (parador en corto), strike (bola buena), out (en español «el jugador es puesto fuera»), strikeout (ponche, de aquí que algunos digan con dudoso gusto «lo estroqueó», en vez de «lo ponchó»), foulfly (batazo fallido o fuera de juego), sacrifice-fly (palo o batazo de sacrificio), hit (sencillo o imparable), home run (cuadrangular, aunque también existe jonrón), grand slam (jonrón con las bases llenas), fielders (jardineros), outfielder (jardinero exterior), infield (diamante), infielder (jugador de cuadro interior), fielder choices (jugada de selección, literalmente «el jardinero escoge»), playball (la voz de «comience el partido»), fairplay (juego limpio), doubleplay (doble matanza), umpire (árbitro), hit and run (jugada de correr y batear), squeezeplay (jugada apretada) e innings (episodios o entradas). Y no hablemos de la variedad de lanzamientos en inglés: slides, sinkers

En general, estos usos en lengua extranjera se permiten en la transmisión deportiva. Pero es anécdota conocida en Panamá que el famoso periodista de medios televisivos y radiales Arquimedes «Fat» Fernández ganó una apuesta al narrar una vez un partido de beisbol sin usar ningún término en inglés. Fue un buen ejemplo de lo que se puede hacer cuando se pone empeño en cuidar nuestro idioma.

Es un error decir que se dictarán clínicas (del inglés clinic) cuando lo que se quiere y debe decir son charlas o seminarios. En español clínica viene del verbo griego kliné (reclinar) y se refiere a las instituciones de salud, donde los pacientes suelen estar, precisamente, reclinados o acostados.

Cada deporte surgido en Estados Unidos o Inglaterra sigue marcando el lenguaje deportivo. El tenis presenta de continuo términos como set (juego), breakpoint (punto de rompimiento), matchpoint (el punto que gana el partido), setpoint (punto que gana el set), love (cero puntos), el tiebreak o punto para romper un empate. Y el famoso ace (golpe fuerte de raqueta que deja al rival sin posibilidad de contestación). Y al hablar de golpes: el forehand (golpe de frente) y el backhand (golpe de revés).

El baloncesto (basketball) usa «donquear» para clavar la pelota en el aro. Se trata de un deporte en el que se «driblea» mucho. Esta voz, aceptada como un peruanismo, y procedente del inglés dribbling ha afectado también al fútbol, pero no es usada por otros cronistas deportivos de Suramérica que preferirían gambeta, o de España, que usarían regate.

Lo que el mundo no norteamericano llama fútbol (en inglés soccer) nos mantiene en el empleo de palabras como: corner (saque de esquina o el hispanizado córner), penalty (tiro penal o penalti). Y la voz, ahora española linier, viene de idéntica voz en inglés. Aunque en América se dice juez de línea. Y en este como en muchos deportes, la meta es justamente atravesar la meta (goal, de allí gol).

En fin, la lengua deportiva nos obliga muchas veces a hablar otra cosa, que no español. Pero cuando se puede escuchar y leer en narradores y cronistas deportivos un español castizo, suena agradable, y alegra ver el tesón y entusiasmo que muchos ponen en su idioma.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: