Noticias del español

| | | |

| Labrador
estrelladepanama.com, Panamá
Lunes, 14 de julio del 2008

EL ALCÁZAR DE LA LENGUA: DE LOS SPAGHETTI A LA PIZZA

Pudo intitularse este artículo «De Italia con amor». Pero creo que ya era el nombre de un disco (LP o CD), y como de seguro una de las cosas que nos gusta mucho de Italia es su cocina, le he puesto el título que ven, y que dice de dónde empieza y dónde termina este artículo sobre las palabras de Italia que han invadido nuestra lengua, legado dulce y a la vez menos deleitable al paladar que su comida, pero que no nos engordará tampoco.


¿Espagueti o espaguetis?

El nombre en español de esta rica pasta, más gruesa que los fideos, puede escribirse de ambas formas. «Quiero comer espagueti». «Quiero comer espaguetis». Si lo escribe en italiano será «Quiero comer spaghetti». Aunque esto no le cambiará el sabor.

El grafito

No nos referimos aquí al mineral que se utiliza para fabricar lápices (o lapiceros como dicen los españoles). No. Sino al letrero que surge en la muralla de un puente, en las tapias de un parque o en la mole de concreto de un monumento, y cuyo plural español es grafitos. Es otra palabra venida de la noble Italia como graffito en singular y los graffiti, en plural. (Note que los plurales italianos terminan en i). Muchas urbes modernas conocen esta singular forma de protesta consistente en pintar letreros en las paredes públicas. «El 'graffito' que pintaron debajo de este puente es muy bueno». «Él siempre está pintando 'graffiti».

Paparazzo, paparazzi

El Diccionario de la Real Academia reporta la voz italiana paparazzi para referirse, en plural, a 'los fotógrafos de prensa que toman fotos de los famosos sin su permiso'. El nombre en singular es el de un famoso personaje, Paparazzo, que ejercía el oficio de fotógrafo en la película La dolce vita. Pero es evidente, a pesar del uso plural que hace el Diccionario, que si uno se quiere referir a uno solo no podrá usar la voz paparazzi, pues como dijimos, la i final significa el plural en italiano. Entonces habrá que usar el paparazzo.

Dolce vita

Y ya que la mencionamos es menester recordar que gozar de la dolce vita (pronunciado /dólche vita/) es llevar una vida cómoda, alegre, de diversiones, frívola. Sin mayores trajines ni responsabilidades.

Dolce far niente

Otra cosa dolce (/dólche/) es la dolce far niente, que pudiera creerse relacionada con la anterior, pero tiene mejor prestigio. Es «la dulce ociosidad». Y es que, en realidad, el que lleva una vida alegre e irresponsable no necesariamente descansa, sino que hasta puede que se ocupe demasiado en sus diversiones o vicios. Una vida de crápula puede acabarte. En cambio, el que se dedica a la dolce far niente puede dedicarse al descanso y la contemplación.

Sobre el calcio

Aquí no se trata del mineral. El calcio italiano despierta pasiones entre los tifosi. Estrictamente, calcio solo significa fútbol en italiano, y no fútbol italiano, por lo tanto, no sería redundante decir calcio italiano. Pero puesto que uno se toma el trabajo de decirlo en italiano en medio de una frase española, se da por sentado que nos referimos al fútbol que se juega en Italia. Por eso se considera redundante. Lo mismo sucede con el tifoso, que es el hincha, el fanático, el seguidor de un equipo, pero se supone que nos referimos al hincha italiano (cuyo plural es tifosi). El jugador es el calciatore (pl. calciatori). Y si capo es jefe, entonces el líder de los cañoneros”, el goleador, es llamado capocannonieri.

Y después del partido de futbol, y antes de decirles ciao (¿por qué diremos ciao /cháo/, ya generalizado, para significar 'adiós' cuando en italiano es 'hola'?) podremos comernos, con mucho gusto y queso mozzarella /motzarella/, una deliciosa pizza /pitza/.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: