Noticias del español

| | | | |

| Marta Conde (20minutos)

Editan un diccionario con el habla sevillana que no recoge la RAE

Contiene las frases hechas más comunes, voces y matices. El manual está lleno de palabras autóctonas o mal dichas. Su autor tiene 83 años y es publicista.¿Conoce a Rita la cantaora, el cojo palangana, el chivato puntera, el potito o el loro tena? ¿Se explica como un libro abierto o es de los que dice miarma porque lo ha caído? ¿Se ha visto alguna vez más perdío que el barco el arroz? ¿Cuántas veces ha metido la gamba? ¿Le suena lo de los niños carráncanos (del Corpus)?

Aunque parezcan preguntas de un examen, son algunas de las muchas voces de la comunicación oral sevillana. Si quiere salir de dudas consulte el Diccionario del habla sevillana (Almuzara).

Contiene hasta 3.000 vocablos que no figuran en el diccionario de la Real Academia. Su autor, Manuel González, recoge todas las agudezas, ingenio e imperfecciones que adornan el habla sevillana, con su gracia y con su deje, por lo que dice y la manera que lo dice.

«La primera aproximación la escribí en 1981. A partir de entonces la he ido ampliando», explica el autor, quien en el utílogo de este manual de andar por casa mantiene que el sevillano «sabe que cuando habla con desparpajo, sin inhibiciones o prejuicios, cae muy bien», pero si se siente en inferioridad, es entonces, «sólo entonces, cuando no resulta ni carne ni pescado».

Exageraciones

«Beber más que los peces del villancico; cagar más cum mirlo, estar más caliente que una mata jaba, gatar menos cun ciego en novelas, haber más días que ollas, tener más bultos que una culebra…» ¿Le suena? Son exageraciones que emplea el sevillano. «La hipérbole es una de las características más destacadas del sevillano, que fácilmente recurre a la comparación cuando desea recargar las tintas», explica Manuel González, quien destaca que en esto no hay quien le gane, ya que improvisa sobre la marcha, es resolutivo y concluyente.

«Los sevillanos hablan con una gracia que no se puede imitar»

¿Cómo un publicista se interesa tanto por el lenguaje?

-He sido siempre un observador vocacional del lenguaje coloquial. Ahora, a mi edad, soy un aspirante al otro mundo. A ver si me botan, pero con b.

Manuel, ¿cómo hablan los sevillanos?

-El sevillano es el sevillano. Con palabras muy autóctonas como parguela (afeminado), tranfulla (tramposo) o lipendi (desentenderse) y con vicios de dicción, palabras mal dichas como almorroides por hemorrodides o anzuelo por orzuelo.

¿Nos lo comemos todo?

-Sí, desde la preposición de (Puerta Jerez, vaso agua, ovillo guita) hasta la contracción del. Así, decimos la puerta el Duque o puerta el colegio. Y nos quedamos tan panchos.

¿Y pronunciamos?

-Con una gracia que no se puede imitar. Hay sevillanos con certificado de denominación de origen.

Diga alguna palabreja

Carduchá (gran cantidad de líquido), suabón o malajá.

¿Se están perdiendo?

-Hay muchas que sí y esto es un patrimonio.

¿Algo que digamos mal?

-Pues el tan usado ustedes sabéis, en vez de decir vosotros sabéis o «me voy a pegar una ducha». Eso es traumático y nada agradable.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: