Noticias del español

| | | | | | | |

| Edwin Sánchez
El Nuevo Diario, Nicaragua
Lunes, 16 de julio del 2007

DICCIONARIO MONUMENTAL DE FRANCISCO ARELLANO: «CHUNCHÓN» QUE RETRATA EL HABLA DEL NICA

«¡Mirá ese chunchón!», le dice un tipo a otro. El hombre vuelve a ver y confirma: «¡Clase de mango!» Pero si no se adhiere a la admiración de su amigo, éste le puede espetar: «Vos sos rechivuelta».


Hasta este día, chunchón, mango, rechivuelta sólo eran palabras indocumentadas, dichas al calor de una emoción o de un enojo, en algunos de los casos. Ahora la Academia Nicaragüense de la Lengua, a través de Francisco Arellano Oviedo, les ha otorgado la «visa», para hablarlas si usted quiere, sin sonrojarse. Sin embargo, si se precia de muy delicado, con algún rubor podría jochar, —transitivo coloquial. Incitar (a alguien) contra otro— a los académicos para revisar el estatus de estas «palabrotas» para que sean deportadas del idioma.

Lo último suena improbable, porque el autor nos dijo que el primer Diccionario del español de Nicaragua, DEN, donde aparecen estos vocablos y muchísimos más, sólo refleja lo que hablamos. Es prácticamente el primer retrato hablado del nicaragüense, y cuenta con el sello nada menos que de la Asociación de Academias de la Lengua Española.

Hay de todo: términos de origen náhuatl como colochón, de coltl 'enroscado' y tzontli, 'cabello'; inglés como daiper, y hasta los que nos dejaron la conspiración, la guerra y la economía: recompa, comanche, recupere o coyote, el cambia dólares.

Chunchón, es, dice el DEN, 'objeto hermoso que llama la atención'. La segunda acepción coloquial malsonante: 'mujer hermosa, vista sexualmente'. Mango: 'mujer hermosa, dicho por el hombre'. Rechivuelta: (dicho de alguien) 'que es bisexual'.

Elogios

El diccionario ya cuenta con los elogios nada menos que del director de la Real Academia de la Lengua Española, Víctor García de la Concha y de sus similares de Ecuador, México y Dominicana.

Francisco Arellano, un hombre que se vinculó mucho a la Iglesia Católica y que pudo llegar a sacerdote, participó en el último congreso de las Academias de América y España, realizado en Medellín, donde presentó esta obra.

De hecho, el DEN es recomendado por la RAE para obras posteriores en el resto de los países hispanohablantes. Elaborado sin respaldo gubernamental, y aunque se oiga gastada la expresión «por amor al arte», porque la Academia sólo cuenta con el mismo presupuesto de hace ocho años que no alcanza ni para el pago de la luz y el agua, Arellano decidió de todos modos «rifarse» (pronominal): 'atreverse a realizar (algo) que otros no hacen, por las implicaciones que ello significa'. Es el primer detective de nicaraguanismos hoy por hoy.

Trampas del idioma

Nos advierte que decir cuero en España no es lo mismo que entendemos nosotros. Mientras estuvo como miembro que es de la Comisión Permanente de la Asociación de Academias de la Lengua de América, «salió una discusión de lo más hermoso. Cuero para nosotros es la piel de la vaca, también la mujer virgen, o 'lo nuevo'».

En otros lugares significa otras cosas. Cuero es una mujer vieja y fea. Para nosotros una doncella, es opuesto. En otros lares significa una puta, nos dice el académico, para alertarnos sobre las trampas del idioma.

La idea de editar el Diccionario de americanismos, en el 2010, es precisamente para atender de la mejor manera a un idioma en constante expansión, gracias a la vitalidad que ha exhibido Latinoamérica.

El maestro Arellano, uno de los pocos que domina el latín en nuestro país, en la entrevista no quiere que la gente se sienta incómoda por la lexicografía nacional. Es lo que hablamos, dirá.

Si es cierto que pocos podrían imaginar que un académico se ponga toda una tarde en una glorieta granadina a escurcar —esculcar o buscar algo. Observación: generalmente ajeno— las palabras en una plática, sin que se ponga enturcado —adj. Dicho de alguien que está muy enojado—, él dice que para el lexicógrafo no hay malas palabras. «Son malsonantes».

Así, el académico dice que en España todo el mundo, incluidas las damas, utilizan la palabra culo como cualquier otra, sin que nadie se sienta mal. Sólo debe verse como se ve el orificio de una nariz o de los oídos. Pero si los españoles están orgulloso de su culo, el DEN o los nicaragüenses también pueden sacar a relucir su propia palabra nacional en vez de la castiza definición de la RAE, que destaca su pedigrí latino: culus: 1. m. 'Conjunto de las dos nalgas'.

El DEN ahora exporta y enriquece al idioma de la madre Patria con su Cheto: 'masculino, malsonante: ano de la persona. Variante. Argolla, asterisco, botón, cereguete, chiquito, rosquete, rosquilla, sanjuliana, siete, trasero, virote'.

No es para gente luria

«Ningún diccionario tiene más entradas, más lemas, con una serie de tecnología, por ejemplo. Luria: 'm/f. Remite a Lucas con una flecha. Es un adjetivo: dicho de alguien que está loco. Balín, canasta (uso en el Caribe) chiflado, descalabrado'.

Es lo importante de este diccionario que no lo tienen los otros. Ha sido calificado en el décimo tercer congreso de la Academias como una obra ejemplar, y algunos académicos han dicho que será ejemplo para el trabajo que van realizar sobre las academias», sostuvo.

Arellano trabajó casi seis años recogiendo las palabras. «Hacer esta obra es realmente grande, y lleva un rigor científico único. Los adjetivos aparecen definidos de una forma, los verbos también. La interjección tiene su propia definición».

EL Nuevo Diario

«No es una obra perfecta ni están todas las palabras, y tengo cerca de mil palabras que incorporaré en la segunda edición», adelantó a El Nuevo Diario, rotativo que ayudó además a alimentar este diccionario junto con escritores de la valía de Sergio Ramírez Mercado, de Chuno Blandón —colaborador de END—, de Erick Aguirre, de Julio Valle Castillo, del NAC, y por supuesto de Fernando Silva, también del Consejo Editorial de este suplemento, así como de otros autores nacionales como Henry Petrie y Francisco Bautista Lara.

«Tenía interés que el diccionario estuviese listo para el XIII Congreso de la Asociación Internacional de Academias de la Lengua Española que se desarrolló en Medellín. Luego lo llevé a la Comisión Permanente de la Real Academia Española de la Lengua. Me dieron un listado de nicaraguanismos, cerca de mil, y lo dejé en un listado por encima de las cinco mil palabras, en un disco».

El rico español de Nicaragua

¿Cómo estamos los nicaragüenses en las grandes ligas del español? ¿Estamos en las menores?

Nosotros somos respetados porque la Academia de Nicaragua publica bastante más que cualquier país de Centroamérica. Ésta es una de las primeras obras que hemos elaborado para insumo de la edición XXIII del Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, y del Diccionario de americanismos.

¿Es darle carta de ciudadanía a palabras que suenan muy fuerte como cachimba, guatuza, cheto?

La lengua es convencional, significa porque el pueblo le da un valor, y el uso es el que le da carta de ciudadanía. Una palabra que para nosotros es grosera, culo, se habla en España; es una parte del cuerpo humano. Tiene un nombre, pero para nosotros hay ciertos tabúes. Para el lexicógrafo no existen las malas palabras, existe lo que usa el pueblo para comunicarse y el pueblo lo usa en distintos niveles, estratos.

Claro que en un discurso, hay lenguas de lenguas, la persona busca determinada palabras. La metáfora es una sugerencia especial para salirse de lo tradicional; es un elemento particularizador que te eleva a otra dimensión la lengua, a la dimensión del arte. Pero la mayoría de las palabras en un momento dado han sido metáforas, pero con el uso se han vuelto comunes.

¿No hay que avergonzarnos con estas palabras?

No, creo que no, es lo que usamos, pero muchas veces está la mala intención, el morbo que alguien le quiere poner a una palabra, pero si vos necesitas qué es lo que usa una persona, de «x» sector, ahí están los significados. Seis significados propios de nicaraguanismo hay para la palabra cuero. Pero pude encontrar 22 páginas referidas a cuero que utilizan otras personas de otros países.

Creo que Nicaragua le ha dado dos acepciones hermosas a la palabra cuero, además del cuero del animal: no aparece que es la piel de la vaca porque ésta pertenece a la lengua común. Se utilizan las palabras propias de Nicaragua y que se pueden usar en otros países de América.

¿La Academia de Nicaragua autoriza el uso oficial a todas estas palabras que pueden avergonzar a algunos aunque otros lo usan de lo más normal?

Las he recogido porque están en el pueblo y no podemos taparnos el oído, y todo mundo lo sabe, sólo que algunos no quieren decirlas, pero depende de los contextos. En el habla coloquial lo usamos. Esa es la lengua, un instrumento de comunicación, es propia de nuestra identidad: que somos mal hablados, es una característica del nicaragüense. Para nosotros no hay malas palabras sino palabras malsonantes.

¿El ser mal hablado nos baja el nivel de estar en las grandes ligas del idioma?

En absoluto, tenemos desde Rubén Darío a una serie de escritores que utilizan la lengua, le dan riqueza, creatividad, y la inteligencia del nicaragüense se puede ver en su propia lengua, por eso yo digo que la lengua que hablamos describe el mundo que vivimos.

Este diccionario de alguna forma describe a los nicaragüenses, a la tierra, a nuestra riqueza; nuestra picardía, nuestra agudeza, nuestra sensibilidad y sentido de crear palabras. Rubén Darío fue un creador de palabras y el pueblo es también creador de palabras, no sólo los poetas, también la gente sencilla y ahí están las palabras

El DEN es un diccionario que describe lo que usamos, no es normativo para decir úsese esto o lo otro.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: