Noticias del español

| Agencia Efe

«Deslenguados» o cómo mejorar el lenguaje a través del humor

Mejorar el conocimiento del lenguaje y aprender refranes tradicionales es el principal objetivo de la colección Deslenguados, unos libros destinados a los niños de entre 8 y 12 años que utilizan como herramienta principal el humor.

Don Gerundio y la montaña rusa del lenguajeDon gerundio y la montaña rusa del lenguaje es el segundo título de esta colección, que sigue a Don Gerundio en el bosque de la prosa (Talentura), ambos elaborados por Mariano Velasco, un periodista y filólogo atraído por lo que tiene de juego el lenguaje.

Y eso es lo que se planteó cuando empezó a pensar en esta colección de libros, el lenguaje entendido como juego, a lo que se unió el hecho de que «el origen y la formación del lenguaje tienen también algo de mágico», según explicó a Efe.

Ese lado mágico es el que se refleja en el segundo libro, en el que ha tratado de «reflejar cómo es esa gramática que no está en los manuales de Lengua, sino que todos nosotros tenemos dentro de nuestra cabeza y que funciona como una montaña rusa».

En Don Gerundio y la montaña rusa del lenguaje, el protagonista tiene la misión de escribir una gramática amena desde dentro de un cerebro humano y, una vez dentro, se lleva la sorpresa de que el mecanismo del lenguaje consiste en una vertiginosa montaña rusa.

Con ilustraciones de Francisco Poyatos, el libro cuenta las aventuras de don Gerundio y de su amigo don Dedije Digo DiGodiego, que se van encontrado con una serie de personajes extraños, como la señora Cion, el inspector Concuerda o la señorita Clara Mente.

Como material adicional, el libro incluye la Gramática amena escrita por don Gerundio, un manual que puede servir de complemento de la asignatura de Lengua en Educación Primaria.

Un libro que continúa con la obsesión de aprendizaje del lenguaje que ya mostraba el primer volumen de la colección, más centrado en el uso de refranes y frases hechas, con un lado lúdico muy marcado debido a su capacidad para genera malentendidos y equívocos, algo que divierte mucho a los niños.

Una colección que seguirá creciendo ya que Velasco ya tiene muchas ideas para nuevas aventuras de don Gerundio.

«Hay otros muchos aspectos del lenguaje que son muy lúdicos y que están ahí para que don Gerundio los convierta en aventuras», advierte Velasco.

«Se me ocurre, por ejemplo, sumergir al personaje en el mundo de las jergas o del lenguaje coloquial (los bajos fondos del lenguaje, el hampa, la delincuencia, la mafia); o en el reino de los tiempos verbales, donde, casi seguro que como en la serie de televisión, existe algo parecido a un Ministerio del Tiempo», explica Velasco.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: