Noticias del español

| | | |

| María Luisa García Moreno
Revista Pionero, Cuba
Junio del 2009

DEL IDIOMA: NOMENCLATURA VIENE DE NOMBRE…

El término nomenclatura, del latín nomenclatura, alude a «la lista de nombres de personas o cosas» y también al «conjunto de las voces técnicas propias» de un área del conocimiento. La nomenclatura biológica en particular es el «conjunto de principios y reglas que se aplican para la denominación inequívoca, única y distintiva de los taxones1 animales y vegetales».


La nomenclatura biológica y sus reglas se recogen en dos códigos básicos: el Código Internacional de Nomenclatura Zoológica y el Código Internacional de Nomenclatura Botánica, ambos basados en la obra de Carl von Linneo (Suecia, 1707-1778), naturalista que, en 1735, desarrolló la nomenclatura binómica —de dos nombres— para clasificar y organizar los animales y las plantas.

El empleo del latín como lengua para los nombres científicos obedece a razones históricas; además, esta lengua muerta es la base de las lenguas románicas —derivadas del latín vulgar empleado por los legionarios romanos—, entre las cuales se halla el español. De ese modo, cada ser vivo tiene un nombre que es utilizado universalmente.

Cada organismo se identifica por dos términos en latín, el primero de los cuales corresponde al género y el segundo a la especie. Ambas palabras se escriben en cursivas; el nombre genérico, con inicial mayúscula, y el de la especie, con inicial minúscula; no se usan tildes y tampoco la ñ.

A pesar del rigor que caracteriza a la nomenclatura biológica, los científicos se toman sus libertades. Según refiere el biólogo español, Fernando Pardos, profesor de Zoología de la Universidad Complutense, el propio «Linneo bautizó familias enteras de mariposas con los nombres de los héroes de la guerra de Troya2: Papilio ajax, P. helenae, P. paris, P. macao, P. ulyses…», y además, «hoy en día, casi agotados los héroes de la mitología clásica, los científicos recurren a otras 'mitologías' y así hay avispas dedicadas a personajes de la saga de La Guerra de las Galaxias: Polemystus chewbacca y P. vaderi3.

A veces, los nombres se dedican a alguna personalidad, ilustre o no, por ejemplo, entre nuestras especies endémicas, el gavilán batista, copete o cangrejero se denomina Buteogallus gundlachii Buteogallus (gavilán en forma de gallo), gundlachii (en homenaje al Dr. Juan Gundlash, naturalista alemán que vivió en Cuba por más de 50 años estudiando nuestra fauna y, en particular, las aves)—; el arriero, Sautothera merlini,Sautothera (comedor de lagartos) merlini (dedicado a la condesa de Merlín)4. En otras ocasiones, se destaca alguna cualidad esencial como Centurus superciliaris, nombre científico del carpintero jabado, que quiere decir «de cola puntiaguda» y «sobre la ceja»; o, incluso su hábitat, como en la especie Centurus sanfelipensis, nombre que se da al carpintero jabado que habita en la zona de los cayos de San Felipe.

Así puedes apreciar que el uso del latín, lengua que no es de nadie, le confiere universalidad a esta nomenclatura científica y también que las razones para dar un nombre a determinadas especies pueden ser muy diversas.

Notas

1 taxón o taxon. Cada una de las subdivisiones de la clasificación biológica, desde la especie, que se toma como unidad, hasta el filo o tipo de organización.

2 Narrada en la Ilíada, de Homero.

3 Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA): Revista Dónde dice, no. 13, octubre-diciembre del 2008, pág. 5.

4 María de las Mercedes Santa Cruz y Montalvo, condesa de Merlin (La Habana, 1789-Francia, 1852) se considera la primera escritora de Cuba. Vivió en España durante la invasión napoleónica; se casó con el general francés Antoine Christoph, conde de Merlin, y desarrolló el resto de su vida en Francia.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: