Noticias del español

| | | |

| María Luisa García Moreno
Revista Pionero, Cuba
Enero del 2010

DEL IDIOMA: GENTILICIO: NOMBRE DE NACIÓN

El término gentilicio, del latín gentilitius, tiene dos acepciones: «perteneciente o relativo a las gentes o naciones» y «perteneciente o relativo al linaje o familia». El Diccionario de María Moliner añade una tercera «se aplica particularmente a los nombres y adjetivos que expresan naturaleza o nacionalidad». Por otra parte, en la Wikipedia, puede leerse: «El gentilicio usado como sustantivo denota al habitante de un país o ciudad y como adjetivo, indica que el sustantivo calificado proviene de ese país, región o ciudad».


La formación del gentilicio se produce a partir del nombre del lugar —topónimo— más determinados sufijos —los más usados en español son: -ano: cubano; -ense: granmense; -eño: pinareño; -ero; habanero; -és: bayamés e í: iraquí, israelí, marroquí… (muchos países de origen árabe forman el gentilicio con este sufijo).

En algunos casos, se forman a partir de un topónimo antiguo. Así ocurre con los nacidos en la Isla de la Juventud o pineros, término que se deriva del antiguo nombre: Isla de Pinos, o de los camagüeyanos que también se llaman principeños, por el nombre original de la villa: Santa María del Puerto Príncipe; lo mismo sucede con los fraceses a quienes a veces llamamos galos o con los mexicanos, a quienes a veces nombramos aztecas, en relación con sus habitantes autóctonos, aunque estos términos no son exactamente equivalentes. Los camagüeyanos, además, se precian de llamarse agramontinos; pero Agramonte no es topónimo, sino el nombre propio de su figura histórica más trascendente y querida, y tampoco -ino es sufijo común, aunque se usa.

En otras ocasiones no se forma una nueva palabra derivada del topónimo, sino que a este se le antepone la preposición de. Ocurre cuando no resulta fácil la derivación, por ejemplo, en las caribeñas islas de Antigua y Barbuda o de San Cristóbal y Nevis: a los nacidos en estas regiones se les nombra así: naturales de Antigua y Barbuda, o de San Cristóbal y Nevis. Pero si piensas que se debe al hecho de que los topónimos son compuestos, te diré que a los de Santa Lucía se les llama santalucenses; a los de Sao Tomé y Príncipe, santotomenses, y a los de San Vicente y las Grandinas, sanvicentinos.

Distintas ciudades iberoamericanas, cuyos nombres llevan Santiago, asumen así sus gentilicios: los nacidos en Santiago de Cuba son santiagueros; los de Santiago de Chile, santiaguinos; los de Santiago de Compostela, en España, santiaguenses; los de Santiago del Estero, en Argentina, y Santiago, en Panamá y Paraguay, santiagueños.

Las reglas para la formación de gentilicios son bastante flexibles y hasta se ha dado el caso de que, con el tiempo, algún pueblo cambia el suyo, como ha ocurrido en Baracoa, a cuyos naturales tradicionalmente se llamó baracoenses, pero ahora ellos mismos se están llamando baracoesos.

Así están las cosas en lo que a gentilicios se refiere.

Algunos gentilicios americanos

Alaska: alasqueño

Aruba: arubeño

Barbados: barbadense

Bahamas o Lucayas: bahameño o lucayo

Bermudas: bermudeño

Brasil: brasileño, brasilero

Dominica: dominico, dominiqués

Granada: granadino

Guadalupe: guadalupeño

Guyana: guyanés

Jamaica: Jamaicano, jamaiquino

Martinica: martiniqués

Puerto Rico: puertorriqueño o boricua (por el nombre prehispánico de la isla: Borinquen)

Río de Janeiro: carioca (por el nombre de un río)

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: