Noticias del español

|

| Jorge Urrutia
www.elimparcial.es, España
Martes, 1 de diciembre del 2009

DEL HOY DEL ESPAÑOL

La celebración, durante la primera semana de marzo de 1910, en la ciudad chilena de Valparaíso, del V Congreso Internacional de la Lengua Española, es un buen motivo para plantear, desde este periódico tan interesado en los temas hispanoamericanos, una serie de problemas culturales hoy ineludibles.


La demografía es importante y explica la influencia que el español alcanza, por ejemplo, en la vida cotidiana de los Estados Unidos de Norteamérica, el país donde, curiosamente, pudiera jugarse el futuro inmediato del idioma. Su población hispana ha crecido casi un 58 % en la última década, se acerca a los treinta y nueve millones de personas. Estados Unidos ocupa ya el quinto lugar en cuando al número de hispanohablantes, por detrás tan sólo de México, España, Argentina y Colombia, pero con la diferencia de que su crecimiento repercutirá indefectiblemente en la economía, porque abrirá mercados, aumentará el consumo de determinados productos y, a la postre, prestigiará la lengua. En las últimas estadísticas se aprecia, por primera vez, que el crecimiento vegetativo es mayor que el crecimiento por inmigración, es decir: que han nacido más estadounidenses de origen hispánico que inmigrantes de habla española entraron en el país.

Es verdad que para muchos hispanos el español sigue siendo la lengua de la miseria. Tuvieron que salir de sus países de origen, generalmente con grandes dificultades y en viajes harto complicados, y si no la sustituyen por el inglés no pueden superar una situación claramente de indigencia. Pero, por otra parte, las nuevas generaciones, ya nacidas en el país de acogida, comienzan a integrarse en la sociedad norteamericana y se resitúan en la geografía urbana de las ciudades. Si antes prescindían de la lengua materna, ahora ya es posible descubrir en ellas el deseo de mantener una seña de identidad lingüística en la que pueden encontrar sentido profesional y cultural.

¿Cómo va a influir la constancia de esos fenómenos sobre los escritores, industriales y lingüistas que se reunirán en Valparaíso? No es posible abandonar el desarrollo y extensión del español al crecimiento vegetativo de sus hablantes. No es únicamente la demografía lo que proporciona autoridad e importancia a las lenguas, sino su capacidad de trascendencia. Y entiendo por trascendencia el que puedan manifestarse fuera de su propia área geográfica, actuando como lengua de intercambio, de creación literaria y artística, de producción científica y de difusión del conocimiento, con las importantes consecuencias económicas que todo ello implica.

Es seguro que se hablará en el congreso de la fuerza de nuestra lengua en países americanos de idiomas diferentes, como Brasil o los del Caribe inglés, de la vitalidad de la creación literaria, incluso de la economía del español o de la influencia de los medios de comunicación hispanos, pero si no se detiene el congreso en la necesidad de unificar la terminología científica, en lo trascendente de dar a conocer la investigación en español, así como en lo importante hoy de la presencia de nuestra lengua en Internet y en el modo de conseguirlo, se habrá de nuevo perdido una posibilidad de desarrollo.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: