Noticias del español

| Francisco Ríos (La Voz de Galicia, España)

Del DRAE al DLE

La longitud de los títulos de muchos diccionarios y de otras obras es el motivo de que se abrevien.

En lo hablado, en alguna palabra significativa (el panhispánico, de Diccionario panhispánico de dudas) o en el nombre de su autor (el María Moliner), y en lo escrito, sobre todo en contextos donde se citan con mucha frecuencia, mediante una sigla.

Por tratarse de libros, estas se llaman siglas bibliográficas. El Diccionario de usos y dudas del español actual, de Martínez de Sousa, por ejemplo, emplea en sus artículos medio centenar de esas siglas. Unas veces están formadas a partir del título del libro (DPD: Diccionario panhispánico de dudas) y otras se construyen con el nombre usual por el que se conoce. Este último es el caso de las principales obras de la Academia. El Diccionario de la lengua españolaes citado muchas veces como DRAE, que corresponde al enunciado Diccionario de la Real Academia Española; ORAE74 se emplea como acortamiento de Ortografía [de la Real Academia Española], edición de 1974. El título se alargó a Ortografía de la lengua española en la edición del 2010, para la que se emplea la sigla OLE10.

Leer más en lavozdegalicia.es

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: