Noticias del español

| Arturo Ortega Morán (El Horizonte, México)

¿De hoquis o de oquis?

Cuando los árabes invadieron territorios que hoy son de España ( 710-1492), muchas de sus palabras habrían de verterse en ese gran crisol que fue la península Ibérica, donde junto con una gran dosis de latín, un poco de griego, una porción de lenguas prerromanas y una pizca de otras lengua, habría de nacer el castellano.

Entre la arabía recién llegada estaba haqq, voz que significaba ‘propina, retribución’. Pronto esta palabra se adaptó a la fonética peninsular y se convirtió en hoque, con la variante alboroque, que en 1726 el primer diccionario de la Real Academia Española definía: ‘El don o dádiva que suelen hacer los que compran o venden a la persona o personas que intervienen en el ajuste del precio, o solicitan el despacho del género que se vende. Y también se extiende a significar el agasajo o regalo que una persona hace a otra por haberle solicitado alguna dependencia, como agradecimiento y remuneración, de su cuidado y trabajo…’.

Debió suceder, no pocas veces, que la propina esperada nunca llegó y por eso la expresión «trabajar de hoque» pasó a significar «trabajar en balde». Así lo registró en 1627 Gonzalo Correas, en su Vocabulario de Refranes y Frases Proverbiales:

«De hoke: Dízese kuando alguno toma o se le da algo de más de lo prinzipal, komo por vía de soborno o aprovechamiento; kasi lo mesmo ke: «De sotake». «Kiere llevárselo de hoke»: de balde. «Kiere esto u estotro de hoke» y también Komer de hoke. Por: «Komer de balde» entre otros, i de sakaliñas».

[…]

Leer más en elhorizonte.mx

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: