Noticias del español

|

| Luz Nereida Pérez
www.claridadpuertorico.com, Puerto Rico
Jueves, 26 de noviembre del 2009

DE HIGUERAS E HIGÜERAS

¿Habrá mejor caso para demostrar la importancia de la diéresis o crema que el cambio de sentido y la diferencia botánica entre la higuera y la higüera? Dos palabras con las mismas letras y en el mismo orden, pero con significados, clasificaciones científicas y ubicaciones climáticas totalmente diferentes.


La higuera —del latín ficaria— es el árbol de hojas verdes grandes y brillantes cuyo fruto es el higo, voz procedente del latín ficus para dar nombre a un fruto mediterráneo, clasificado científicamente como Ficus carica, que puede ingerirse tanto seco como fresco.

En su variedad fresca tiene una apariencia un tanto parecida a la guayaba de nuestro trópico y suele tener una mayor proporción de agua que de azúcar al consumirse fresca. Proporción que se invierte notablemente en su variedad seca, que es la que conocemos por esta parte del mundo y que se consume con mayor frecuencia como parte de los manjares de la época navideña. En el Diccionario de uso del español actual Clave se describe a este fruto como «blando, dulce, de carne blanca o más o menos rojiza y con muchas semillas, cuya piel es de color verde, violáceo o negro, según las especies» e indica que se conoce como higueral al sitio poblado de higueras.

Es un fruto con presencia bíblica frecuente a partir de Génesis 3:7, donde en la narrativa alrededor de las figuras de Adán y Eva se describe el momento en que ingieren del fruto prohibido, cuando «se les abrieron los ojos y los dos se dieron cuenta de que estaban desnudos. Entonces cosieron hojas de higuera y se cubrieron con ellas». Es decir que simbólicamente representa a la primera vestimenta humana y dentro de este campo interpretativo también es símbolo de lo femenino, lo próspero, la fertilidad y el erotismo. Era fruto muy favorecido igualmente en los tiempos de la Grecia clásica y se dice que era el manjar predilecto del filósofo Platón y que Hipócrates lo recetaba como parte del tratamiento para la fiebre.

Alrededor de este fruto abundan las expresiones de uso coloquial en las zonas que suelen consumirlo con frecuencia. De ahí que los diccionarios hispánicos expliquen frases hechas tales como 'de higos a brevas' que significa «con poca frecuencia» o «muy de tarde en tarde»; 'estar hecho un higo' para aludir a lo que está «estropeado o arrugado»; 'me importa un higo', equivalente a «poco o nada» y 'estar en la higuera' para describir el «estar distraído o ajeno a lo que sucede alrededor».

[Vale la pena aclarar que 'la sal de la Higuera' no tiene nada que ver con los higos. Se trata de un «sulfato de magnesia natural, que hace amargas y purgantes las aguas de Fuente de la Higuera y de otros puntos». 'Font de la Figuera' es el nombre oficial de este municipio de la Comunidad Valenciana en España.]

En este otro lado del planeta contamos con la higüera —y valga la diéresis—, fruto del árbol perteneciente a la clasificación de las Bignoniáceas (de nombre científico Crescentia cujete y Crescentia cucurbitina) con fruto en forma de globo y de color verde brillante, de pulpa blanca y semillas negras, antiguamente denominado 'hibuera' y también conocido como 'güira'. Indica el Diccionario de la Real Academia Española que es voz propia de las Antillas, la cual aparece acogida también en el Diccionario de voces indígenas de Puerto Rico, acopio realizado por Luis Hernández Aquino.

En esta fuente se cita del Capítulo XXXIX de la Historia geográfica, civil y natural de la isla de San Juan Bautista de Puerto Rico por Fray Agustín íñigo Abbad y Lasierra en alusión al uso que de ella hacían nuestros taínos: «Su fruto es de figura oval, se asemeja a las sandías y se hace mayor que éstas; su corteza verde clara y lisa es muy compacta, pero flexible; estando en el árbol le dan diferentes figuras con moldes; de ellas se sirven para platos jarros, cucharas y otros usos; la carne es blanca, esponjosa, como de las sandías, a cuyas pepitas se asemejan las de la jigüera, pero la carne es amarga y acre; la usan en las contusiones y caídas para evitar la coagulación de la carne y formación de apostemas». Añade Hernández Aquino que el fruto «sirve para la preparación de escudillas, jatacas, ditas y otros recipientes caseros en la zona campesina» y se conocen diversas variedades botánicas de nombres paralelos, tales como la 'higüerilla' (Crescentia cucurbitina), el 'higüerillo' (Vitex divaricata), también conocido por 'péndula' y de uso en la ebanistería, y el 'higüerito' (Crescentia microcarpa), que es árbol que abunda en las costas este y sur.

El Tesoro lexicográfico del español de Puerto Rico dedica abundante espacio a las diversas voces relativas a nuestro higüero y la variedad de formas en que ha sido definido por diversos lexicógrafos. Se señala en esta fuente que es vocablo de origen indígena y que algunos llaman 'totumo', palabra empleada también por Abbad y Lasierra y que aparece en el Canto a Puerto Rico, poema inconcluso de José Gualberto Padilla «El Caribe»: «Del pobre hogar la mísera vajilla/ el totumo preséntala en su baya/ y el vaso, la cuchara y la escudilla/ en ella el indio sin esfuerzo talla».

De igual modo que ocurre con el higo en el español peninsular, acá, en el plus ultra, tenemos una que otra frase hecha alrededor de nuestra higüera o higüero tales como tener cabeza de higüero para describir la de forma alargada o muy oval y también se denomina como higüera de castilla, según el Tesoro, a la de tamaño grande y casco seco, con la aclaración de que «le llamaban de Castilla por su excelencia y no porque fueran originarias de esa región de España». Gabriel Vicente Maura señala en su Diccionario de voces coloquiales de Puerto Rico que con la pulpa de la higüera también se hace un jarabe medicinal para el catarro y el asma que recibe el nombre de 'higüerol'.

Y como acotación didáctica final, aquí va la regla de la diéresis: «Debe colocarse obligatoriamente sobre la u para indicar que esta vocal ha de pronunciarse en las combinaciones gue y gui: vergüenza, pingüino. Debe escribirse también sobre las letras mayúsculas: BILINGüE, LINGüíSTICA». (Diccionario panhispánico de dudas. énfasis nuestro)

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: