Noticias del español

| | | | | | | |

| Liliana Martínez Polo
eltiempo.com, Colombia
Lunes, 22 de enero del 2007

DE DIFERENTES ÁNGULOS, DEFIENDEN EL ESPAÑOL LA REAL ACADEMIA Y EL INSTITUTO CERVANTES

La Real Academia Española (RAE) y las demás academias de la lengua del mundo cumplen con una función de notarios, dan fe del buen uso del español. Fue una de las lecciones que dejó esta semana García de la Concha durante su paso por Medellín, para la instalación de la Comisión de Honor que organiza las actividades en torno al Congreso Internacional de la Lengua, que será en marzo.


La RAE, por lo general, es conocida como aquella entidad que nos da, cada cierto tiempo, un diccionario autorizado por el que se rigen los hispanohablantes.

Sin embargo, su labor va más allá. Por eso, durante el Congreso de la Asociación de Academias en Medellín, presentarán la Nueva gramática de la lengua (algunos ya la llaman «Gramática de Medellín»).

Todavía hay cosas que entender sobre la nueva dinámica del diccionario de la RAE. Existe la sensación de que antes era más difícil que una nueva palabra fuera aceptada en él.

«El diccionario de la RAE es normativo —explicó García de la Concha, al respecto—.

Sirve de referencia en los países, como los tribunales de justicia. Tiene esa autoridad reconocida, no escrita, desde que en 1780 se publicó la primera edición. Es distinto al que hace alguna persona o a los diccionarios comerciales, porque en él se da la carta de naturaleza».

El académico español también asimiló la función de la entidad que dirige con lo que sucede en el mundo del derecho: «Lo que hacen las academias es registrar, ser notarios de que una palabra es de uso común, decir: "Esta palabra la usan los hispanohablantes y tiene este significado en tales y tales circunstancias o lugares". La Academia lo que hace es dar fe, decir qué es y qué no es norma».

Finalmente, García de la Concha se refirió al lapso que tarda la aceptación de una palabra: «El proceso no tiene por qué ser largo en el tiempo. Naturalmente, los trabajos y consultas que antes se hacían por correo físico ahora se hacen a través de la conexión informática. De manera que la RAE es pionera en el mundo en el ámbito de la lingüística computacional».

Los directores del Instituto Cervantes y de la Real Academia Española visitaron el país para la instalación de la Comisión de Honor.

La misión extranjera del Cervantes

En Colombia no hay una oficina del Instituto Cervantes (IC). Simplemente, porque su prioridad es abrir bibliotecas y centros de enseñanza del español en lugares donde no lo hablan, al estilo de una Alianza Francesa. «Sí, pero más grande», dice el director del IC, César Antonio Molina.

Otra cosa es en Estambul (Turquía), por ejemplo, donde la biblioteca del IC lleva el nombre del escritor colombiano Álvaro Mutis. Y así en otros 50 países, donde tienen matriculados a cerca de 200.000 alumnos que aprenden español como segunda lengua.

Por eso, el IC lideró la creación del Sicele (Sistema Unitario de Certificación del Español como Lengua Extranjera), que tendrá su hora cero en Medellín, en marzo.

¿Es más fácil aprender inglés que español, como se cree?

No. Creo que cada lengua tiene sus características. Los verbos irregulares ingleses son una lista gigantesca. El inglés es simple y fácil. Como todas las lenguas latinas, el español tiene conjugaciones de verbos distintas, pero en lo demás es fácil. Incluso más porque se habla y se escribe igual. En cambio, la pronunciación del inglés es complicada. La diferencia está en que el inglés es más esquemático.

¿El sistema de enseñanza es diferente en cada idioma?

Cada lengua tiene su sistema. El español tiene la suya. Por eso, en Medellín aprobaremos el Sicele. Un acuerdo con las universidades hispanoamericanas para enseñar, que comprende evaluar profesores, nivelar la enseñanza, la forma de hacer exámenes orales, escritos, los elementos culturales y la certificación.

Apuntillar significa «rematar las reses con puntilla (instrumento similar a un puñal)». También, «rematar o causar el fracaso de alguien». No confundir con apostillar, en frases erradas como «no quiero que apuntillen mis palabras». El verbo ahí es apostillar (poner apostilla, que es acotación o interpretación).

Tres encuentros diferentes, un solo español verdadero

Cartagena y Medellín recibirán casi a los mismos invitados. La Comisión de Honor que organiza los congresos es la misma, así como el tema central: el idioma. Pero son tres encuentros.

El primero, en Medellín, es el Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua, que aprobarán el texto de la nueva gramática.

El segundo es la reunión de aprobación del Sicele, el sistema unificado de aprendizaje del español como lengua extranjera, con su certificación final de validez en el mundo.

El tercero, en Cartagena, único abierto al público, será el Congreso Internacional de la Lengua, con diferentes páneles sobre los problemas del idioma.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: