Noticias del español

| | | |

|

Miguel Chavarría

www.diariovasco.com

Martes, 13 de septiembre del 2011

DE CHICHA Y NABO


Es una expresión con un amplísimo campo de aplicación: ministros y ministras, famas y prestigios, sindicatos, ONG, revolucionarios...


La palabra chicha es de impreciso significado. Su sentido más corriente en las Américas, de donde es originaria, es la de bebida hecha de maíz fermentado, salvo en Chile donde llaman así a la sidra de manzana o a una bebida basta hecha con el mosto de la uva. Pero chicha tiene también el significado genérico de carne y gordura. Así, de una persona enjuta de cuerpo se dice que es 'de pocas chichas', lo cual, por asociación que no alcanzo a entender, se dice también de quienes se impacientan con facilidad.

 

El significado rey de la palabra chicha es el de pecho femenino. Esta acepción se origina en la palabra tzitzi, que en nahuatl, o nahoa, la lengua hablada por los aztecas que poblaron México y parte del istmo centroamericano, significa exactamente lo que hemos dicho. En algunos países de esa zona, a la nodriza se la llama chichigua, que es la transliteración castellana de tzitzihuatl, o lo que es lo mismo, 'la mujer del pecho'. En castellano peninsular, chichi, derivación popular e infantil de chicha en su acepción de carne y de comida, ha pasado a significar el pubis que las adolescentes y las jóvenes suelen exhibir labro si la edad no les da para más, o afeitadito y tatuado si las primeras malicias las impulsan a someterse a una labor de esa clase que disimule la incipiente hipertricia. A esta moda se la designa por la palabra 'chichifresh' -mixta de español bozal y de 'pidgin english'-, que algunos transforman en 'chichiflesh' destacando intencionadamente la alusión carnal. Se trata de una muestra más de la libertad de la mujer.

 

Con la expresión 'ni chicha ni limonada', que contrapone una bebida sana y popular como es la limonada a otra desconocida, se designa a personas o cosas que por anodinas no se pueden clasificar con facilidad en categoría alguna. En cambio, en la expresión 'de chicha y nabo' no se contraponen calidades sino que suman insignificancias. En efecto, si la chicha es para muchos una bebida despreciable o desconocida, el nabo es para todos una vulgar hortaliza de la familia de las crucíferas, solo que dotada de una forma y firmeza que la hacen propensa al equívoco. Aunque una autoridad como don Francisco de Quevedo habla de batallas nabales asimilando al nabo con la parte más altiva de la recia anatomía masculina, lo 'de chicha y nabo' va más bien por la carencia de prestigio culinario de ese humilde producto de la huerta. Se trata de una expresión que goza de un amplísimo campo de aplicación: hay ministros y ministras de chicha y nabo; famas y prestigios de chicha y nabo, sindicatos de chicha y nabo, ongs de chicha y nabo y revolucionarios de chicha y nabo. Etc. Etc.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: