Noticias del español

| |

| Miguel Ángel Villena
elpais.com, España
Viernes, 26 de junio del 2009

DE ABANGÁN A ZIYARA

Sale a la venta el primer diccionario histórico del islam publicado en España - Su autora se sirve de las palabras para ilustrar la versatilidad de esta religión


Entender el islam de hoy desde una perspectiva española. Así de claro es el objetivo que se propone la profesora Luz Gómez García (Madrid, 1967) con la publicación de Diccionario de islam e islamismo (Espasa), el primer libro de estas características que aparece en España. «He planteado el diccionario como un flash-back de cine», comenta esta arabista seria y de voz suave. «Es decir, que intento explicar la actualidad de los conceptos del islam a partir de la historia. De hecho, a la hora de elegir las 500 entradas he tenido muy en cuenta los conceptos que desfilan todos los días por los medios de comunicación».

Está de acuerdo en que muchas palabras en el islam sirven tanto para un roto como para un descosido, en una demostración de que se trata de una religión versátil. «Ser musulmán puede combinarse con ser marroquí, feminista o comerciante, de tal modo que el islam se convierte más en una forma de vida que en una religión», afirma la autora del diccionario. «Es una religión fácil de seguir», añade la profesora, «y este rasgo explica su enorme extensión a lo largo del mundo y que cuente con unos 1.200 millones de fieles. En realidad, basta con cumplir los cinco pilares del islam, o sea, declararse como musulmán, la oración, la colaboración económica, el Ramadán y la peregrinación a La Meca al menos una vez en la vida».

Formada en Egipto y en otros países musulmanes después de haber estudiado filología árabe, esta profesora de la Universidad Autónoma de Madrid desmonta muchos tópicos sobre el islam, incluido el de que sea más difícil para una mujer que para un hombre trabajar en una sociedad islámica. «Escribí mi tesis doctoral», recuerda, «mientras trabajaba con islamistas. Es cierto que, en determinados momentos, me autolimitaba. Ahora bien, también te autolimitas en otras sociedades machistas, como la española, sin ir más lejos». En cualquier caso, Luz Gómez García, que compagina sus clases con la traducción de autores árabes, ha pretendido cubrir un hueco que existía en las librerías españolas. «El mundo anglosajón o los franceses tienen mucho escrito sobre el islam, pero disponemos de muy poca bibliografía», comenta. Estas lagunas explicarían, a juicio de la autora, el caos en que se ha convertido la grafía del árabe, donde igual se puede ver escrito charía que sharía, o suní, que unas veces figura con una ene y otras con dos.

Suspira la profesora cuando se le pregunta por la escasez de intelectuales, escritores o profesionales españoles que hablan árabe. «Bueno, más bien convendría decir que nuestra intelectualidad no sólo no habla árabe sino que no habla ningún idioma extranjero». Argumentos como el tradicional aislamiento de nuestro país, los conflictos históricos con el norte de África o el apoyo marroquí a la sublevación militar contra la República explicarían que España y el islam hayan vivido de espaldas. «Sin embargo», matiza Luz Gómez, «yo no diría que exista una especial xenofobia contra los marroquíes emigrantes o contra los musulmanes en general. Es más, un atentado como el que se produjo el 11 de marzo del 2004, con más de 200 muertos, hubiera provocado en otro país unas fuertes tendencias de odio al musulmán que en España no se han manifestado. Fue mucho más moderada nuestra reacción que el furor contra el islam que vivieron en Estados Unidos y otros países tras el 11-S».

En los más de 500 artículos que integran el Diccionario de islam e islamismo, Luz Gómez García ha huido de la erudición para presentar un libro riguroso que sirva como guía útil para profesores, historiadores, cooperantes, políticos o periodistas. «Se trata», resume como ejemplo, «de que el lector sepa quiénes son los talibán, de dónde vienen, qué pretenden y las razones de su poder en Afganistán».

Seis conceptos

Corán. Libro sagrado de los musulmanes. Para el musulmán, el Corán es la palabra de Dios, la reproducción auténtica de las Escrituras originales divinas que están en el cielo, en una tabla bien guardada. Eterno e increado, este original pasó a la copia árabe histórica mediante la revelación hecha por Dios a Mahoma, tal como afirma el propio Corán. Es, por ello, según la tradición, un texto inimitable.

Mezquita. Lugar donde se congregan los fieles musulmanes para la oración y que a veces es también centro de estudios y de reunión comunitaria. Según la tradición, allí donde reza un musulmán hay una mezquita, pues la oración no está ligada a un espacio específico, sino a una orientación, la alquibla, y a unos ritos.

Moro. Magrebí; en sentido lato, musulmán. En la España actual, el uso popular de moro tiene tanto el significado despectivo de magrebí e incluso de árabe, como a veces uno más amable como la expresión «bajarse al moro».

Ulema. Sabio, erudito, doctor en ciencias de impronta islámica.

Vestimenta. En origen, el islam no estipuló unos usos indumentarios concretos, aunque el clima del desierto y las costumbres beduinas de los primeros musulmanes establecieron unos patrones expandidos como islámicos por las conquistas de los dos primeros siglos del islam (VII-VIII).

Yihad. Obligación doctrinal que tiene el musulmán de esforzarse (la palabra significa literalmente esfuerzo) para instaurar en la tierra la palabra de Dios, el islam, combatiendo si es preciso.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: