Noticias del español

| Agencia Efe

Darío Villanueva no cree que el centenario de Cervantes se pueda politizar

El director de la Real Academia Española, Darío Villanueva, no ve «por ninguna parte el peligro» de que el IV centenario de la muerte de Cervantes se pudiera politizar si contara con el apoyo público de las máximas autoridades del Estado, dado que el autor del Quijote «está por encima de todas las cosas».

«El centenario de Cervantes merece un homenaje de Estado y que España, a través de la máxima representación institucional, haga un gesto trascendente y públicamente amistoso de lo que es y representa la figura de Cervantes», ha afirmado hoy Villanueva en un encuentro informativo organizado por Europa Press, al que han asistido numerosos invitados.

Al director de la RAE le consta que el jefe del Estado «está muy al tanto» de todo lo relacionado con el centenario cervantino, pero el Estado «no es solo el Rey, sino una organización muy poderosa que debería movilizarse» en torno a este acontecimiento cultural, como ha hecho el Reino Unido con el centenario de la muerte de Shakespeare.

Villanueva aclaró que de sus palabras no debe deducirse que «no se esté haciendo nada» en relación a Cervantes, y aludió al programa de actividades que, «finalmente», se ha presentado y que contiene iniciativas «muy diversas», pero insistió en que el centenario de la muerte del autor del Quijote «merece un homenaje de Estado».

En ese encuentro informativo, el director de la RAE se refirió a la edición digital del Diccionario académico, que el pasado mes de enero recibió 60,7 millones de consultas, procedentes de todo el mundo.

Esta cifra contrasta con «el descenso de ventas» que ha experimentado la publicación en papel de la XXIII edición del Diccionario, de la que solo se han vendido «unos veinte mil ejemplares» desde que vio la luz en octubre de 2014, frente a «los 200 000» de la anterior edición en su primer año de vida.

La XXII edición, publicada en 2001, proporcionó a la RAE unos siete millones de euros, «lo que equivale -precisó Villanueva– al presupuesto de un año de la Academia». Ahora, el «problema» que supone el descenso de ventas se ha paliado con el patrocinio que la Obra Social la Caixa le presta a la versión digital del Diccionario, de cerca de tres millones de euros en tres años.

La próxima edición, aún sin fecha, de esta gran obra de referencia tendrá una concepción completamente digital, y eso permitirá superar significativamente las 95 000 palabras de la versión impresa, confeccionar bases de datos para públicos de distintos países y «modular» el contenido del Diccionario «en función de grupos de destinatarios».

La RAE, añadió su director, trabaja «codo con codo» con las restantes academias de la Lengua Española, y eso será visible en la XXIV edición del Diccionario, que «aumentará la dimensión panhispánica».

«El gran logro de la lengua española es el mantenimiento de la unidad contra viento y marea». Y el valor que tiene esa unidad «es enorme», aseguró Villanueva, que dirige la RAE desde enero de 2015.

El director calificó de «muy grave el problema» de los escritores que pueden perder su pensión por seguir cobrando derechos de autor de obras que publicaron hace años o por el dinero que generen sus actividades actuales.

Ese problema se ha debatido en el pleno de la RAE porque afecta a varios académicos, aunque no sólo a ellos. Y Villanueva cree que «sería muy grave que los escritores tuvieran que dejar de escribir y de publicar» cuando se jubilan.

En concreto, la académica y escritora Carme Riera, presidenta de Cedro, «ha empezado a mover todos los hilos para plantear ante los legisladores» este asunto, que ya está «en la agenda de los políticos».

En cuanto al pacto estatal por la educación que pidieron recientemente todas las Reales Academias, Villanueva subrayó que la enseñanza del idioma, «o de los idiomas, en el caso de Españas», tiene que «constituir uno de los ejes vertebrales del sistema educativo», a la altura de otros ejes como los del lenguaje matemático, la Historia, la Geografía o la Biología.

«El proceso educativo debe centrarse en las líneas fundamentales y tiene que luchar contra la temprana especialización», y el lenguaje es una de esas líneas, aseguró el director de la RAE.

Villanueva dejó claro que la relación de la Real Academia Española con las instituciones que representan al catalán, al gallego y al euskera «es muy buena».

«Utilizar la lengua para crear fronteras y divisiones es un pecado de lesa filología», dijo el director.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: