Noticias del español

| | |

| Marcelo Arduz Ruiz, de la Academia de la Lengua
www.laprensa.com.bo, La Paz - Bolivia
Viernes, 29 de octubre de 2010

CURIOSIDADES EN EL LENGUAJE: CAOS

La palabra proviene de la voz latina Khaos: abertura, comienzo. En la mitología griega es el nombre de la divinidad primigenia y fundadora del cosmos, sumido entonces en el más absoluto desorden. Una maza vaporosa e informe vagaba en el espacio ilimitado, sin principio ni fin, simbolizando la confusión en que se debatían los elementos del universo, mucho antes de que aparecieran los demás dioses y los seres que poblaran la naturaleza.


Sin embargo, aquella fuerza sobrenatural, desconocida y absolutamente poderosa, iría preparando el vastísimo interior de la nada esencial para dar cabida a lo existente. En bellos versos, Ovidio describe el Caos como confusión embrionaria, en la cual la naturaleza era incapaz de crear nada, antes de que la divinidad le asignara el lugar que le corresponde. Entonces se disiparon las tinieblas y todo su conjunto quedó envuelto en aire y luz, en un escenario propicio para la aparición de la vida.

En este punto, resultan admirables las semejanzas entre textos sacros de civilizaciones a ambos lados del océano, comenzando por las sagradas escrituras que, afines a los más antiguos mitos versificados de los pueblos babilónicos, relatan que «Al principio Dios creó el cielo y la tierra. La tierra estaba desierta, sin nada, y las tinieblas cubrían los abismos, mientras el espíritu de Dios aleteaba sobre la superficie de las aguas. Dios Dijo: "Hágase la luz", y hubo luz, y viendo que era buena, la separó de las tinieblas» (Génesis, 1-3)…

Entre las obras maestras de la literatura americana, el famoso códice maya Popol Vuh dice que todo inicialmente estaba suspenso en calma: «Todo estaba inmóvil, callado y era vacía la extensión de los cielos. No había ni un solo hombre, ni un solo animal. Ni peces, pájaros, cangrejos, árboles, piedras, grutas, barrancos, hierbas o bosques… Nada había que estuviera junto, ni cosa alguna que se moviese o agitara o hiciese ruido en los cielos… Lo que había era la inmovilidad y el silencio de las sombras. Solamente el Creador o Formador y los Progenitores estaban en el agua, rodeados de claridad»…

Aunque se desconoce algún libro sagrado de los incas, la versión recogida por numerosos cronistas señala que en un tiempo en que sólo existían las aguas y la oscuridad, Wiracocha salió del lago Titicaca y se dirigió hacia Tiwanaku, donde creó el sol, la luna y las estrellas, ordenándole luego a subir a los cielos…

Retornando a la versión griega, se relata que Caos, aquejado de agudos dolores, abrió su vientre para dar origen a los primeros dioses, entre ellos Urano: el cielo estrellado, que le usurpó el lugar supremo en el universo. La primera en imponer límites al Caos fue Gea, la diosa Tierra, que con Urano procrearon numerosa descendencia, principalmente Cronos (el tiempo personificado como anciano con alas, guadaña y reloj de arena), que instigado por su madre castró a Urano cuando dormía. Cronos —Saturno entre los latinos— devoraba a sus hijos, pues le habían predicho que uno de ellos lo destronaría. Al nacer Zeus (el Júpiter romano), Gea le entregó una piedra envuelta en pañales y una poción que le hizo vomitar a los hijos que se había tragado. Finalmente, Zeus, con sus hermanos, derrotó a Urano, convirtiéndose en el dios de dioses que reinó en el Olimpo.

Definición de Caos en el diccionario: 'Estado amorfo que se supone anterior a la ordenación del cosmos'. Pese al rol filosófico y religioso sustento de lo creado (al sacar Dios el mundo del Caos), la lengua apenas lo rescata como sinónimo de Confusión…

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: