Noticias del español

| |

| Marcelo Arduz Ruiz, de la Academia de la Lengua
laprensa.com.bo, Bolivia
Viernes, 17 de septiembre del 2010

CURIOSIDADES EN EL LENGUAJE

CAMÉLIDO


Del latín camelus: camello, y el griego eidos: forma. Familia de grandes rumiantes, de labio superior partido. La dentadura cuenta con dos incisivos en la quijada superior, seis incisivos inferiores y dos colmillos en cada quijada. Son los únicos mamíferos que presentan cierta osificación en el diafragma, y el estómago se divide en tres cavidades en vez de cuatro, como otros rumiantes; además carece de cuernos como la mayoría de los rumiantes. A diferencia de las otras especies de artiodáctilos, sus dedos no se hallan envueltos en cascos, sino protegidos por pezuñas anchas, planas y acolchadas, que les permite desplazarse con facilidad sobre la blanda arena o roca dura.

La principal especie es el camello (Camelus bactrinus), que da nombre a toda la familia, a partir de la voz de origen arameo gamal, derivada en el latín camelus o camellus. Es oriundo del Asia Central, más alto que el caballo y con cuello largo, mide dos metros de altura y hasta tres de longitud; está provisto de dos jorobas por acumulación de tejido adiposo, que ante carencia de alimentos y agua puede ser absorbido por el resto del cuerpo. En ellas almacena grasas para usarlas después, mostrándose duras y abultadas; pero a falta de comida se aflojan y parecen vacías.

Por generar metabolismo a partir de grasas, es valorada su resistencia al calor y arena del desierto, además de contar con pestañas adecuadas y los orificios nasales que, en caso de tempestades, se cierran como ventanas. Con agua suficiente puede recorrer 160 kilómetros por hora y en caso necesario aguanta más de una semana sin líquido, manteniendo una marcha promedio de 10 a 16 kilómetros por hora los primeros días.

Aunque con la concentración de grasa en un solo punto, tolera mejor la deshidratación y el calor, elevando o bajando la temperatura del cuerpo; en contrapartida, al no contar como otros mamíferos con la grasa distribuida por todo el cuerpo, le hace más vulnerable al frío que otras especies, falencia que en invierno compensa contando con un pelaje muy largo y abundante.

Otra especie del mismo género es el camello árabe o dromedario (Camelos dromedarios), muy difundido en todo el norte de África, que se distingue por contar con una sola joroba y el pelo corto color arena. La variedad de formas más ligeras es preciada para la carrera, recorriendo fácilmente de 130 a 150 kilómetros por día, dando origen a la etimología del animal (del griego dromos: carrera); mientras la de formas más pesadas transporta 400 o 600 kilogramos al día, recorriendo de 10 a 12 leguas al día, sin beber ni comer entre nueve y 11 días.

Debido a las afinidades entre ambas especies, la famosa marca de cigarillos Camel en la portada muestra un dromedario…

Los camélidos se dividen en el género camello, que incluye las especies anteriores, propias del viejo mundo, y los auquénidos, restringidos exclusivamente a la zona de los Andes sudamericanos, contando entre sus especies, que se diferencian por su talla menor y estar desprovistas de joroba, a la llama (Auchenia lama), vicuña (Auchenia vicuña), alpaca (Lama pacos) y guanacu (Lama guanicoe).

Por su sobriedad y resistencia para el trabajo, a un lado y otro del océano, han contribuido al desarrollo de grandes civilizaciones, como la egipcia e inca, entre otras. En tiempos de la Colonia, grandes caravanas de llamas transportaron plata desde Potosí hasta lejanos puertos como Buenos Aires, aportando riqueza al antiguo continente para el despegue de la llamada Era industrial…

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: