Noticias del español

| | |

| Marcelo Arduz Ruiz, de la Academia Boliviana de la Lengua
La Prensa, Bolivia
Sábado, 15 de agosto del 2009

CURIOSIDADES DEL IDIOMA (13)

La voz 'Etimología' proviene del griego etumos: verdadero, y logos: estudio, aunque la más de las veces el origen de las palabras lo dicta la casualidad o el error mismo.


ANDRÓGINO. Del griego Andros: varón, que fecunda, y Gyné: mujer, la fecundada. En el ser humano se refiere a la malformación congénita del individuo que nace con ambos sexos, y en términos biológicos, a las especies animales de reproducción asexuada o vegetales que presentan flores masculinas y femeninas, como el nogal. Platón, en su libro El banquete, señala que al principio hubo un tercer sexo compuesto por el masculino y femenino a la vez. «Cuatro manos y otras tantas piernas, dos fases opuestas exactamente iguales en una cabeza y dos órganos sexuales opuestos». Dice que Zeus los partió en mitades iguales y cada mitad pasó a buscar a la otra mitad, describiendo de esta manera la extinción del tercer sexo para dar origen a macho y hembra por separado. En diversas civilizaciones los dioses eran de naturaleza andrógina, por representar tanto al sexo masculino como al femenino. En tiempos de la Colonia, la deidad andrógina prehispánica (que se supone representa a Tunupa y «la» Tunapa) se halla tallada en piedra en las fachadas de algunos templos, como el de San Francisco en la ciudad de La Paz o la catedral de Puno en Perú.

ANDRÓMEDA. Nombre científico otorgado a una constelación del hemisferio boreal. En la mitología, es una princesa que tuvo la osadía de desafiar en hermosura a las Nereides, por lo cual Neptuno, para vengarlas, hizo asolar el reino por un monstruo. El rey Ceteo, al consultar el oráculo, dijo que debía en presencia de las ninfas atar a su hija en una roca frente al furor de la bestia. Dolorido, decidió acatar el mandato, pero en momentos en que Andrómeda iba a ser devorada por el monstruo, apareció Perseo en su caballo Pegaso para darle muerte y libertar a la joven que la hizo su esposa. Con este nombre se personifica a la mujer que expone su debilidad ante miles de peligros.

ANATEMA. Del griego que significa ofrenda, consagración. Según el relato bíblico, tras vagar el pueblo judío durante 40 años por el desierto recibe el mandato divino de ocupar por las armas la ciudad amurallada de los cananeos, para ofrendarla a Dios. Luego que Jericó se hizo Anatema, la palabra asumió la connotación de una imprecación o maldición divina. También es sinónimo de excomunión.

ANEMIA. Del griego A, An: privativo, y Haima: sangre. Antiguamente era condición atribuida a los cadáveres y en la medicina moderna se refiere al empobrecimiento de la sangre caracterizado por la disminución de los glóbulos rojos, recomendándose hierro para combatirla.

ANIMAL. Del latín Anima: alma, espíritu, soplo, hálito vital. No obstante su etimología, ninguna corriente filosófica o religiosa admite que los animales tengan alma, por considerarla atribución exclusiva del ser humano.

ANUARIO. Del latín Anus: año, tiempo que tarda la Tierra en rotar alrededor del Sol. En la antigua Roma el registro de los fastos nacionales se lo conocía también como anales. En el siglo III a.C. destaca la gran epopeya en 18 libros (de los que sólo se conocen fragmentos) escrita por Enio en versos rudos pero animados de entusiasmo y belleza. También titulan así los relatos sobre historia romana de Augusto a Nerón, escritos en el siglo II de nuestra era por Tácito con estilo enérgico, muy conciso y elocuente, de los que han llegado a nuestros días algunos libros. La palabra hoy alude al libro que se publica en la gestión de un año para que sirva de guía en determinadas actividades.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: