Noticias del español

| | |

| Alberto G. Saleh
La Provincia - Diario de Las Palmas
Martes, 9 de noviembre del 2010

‘CUÓRUM’ CON LA NUEVA LENGUA

La Real Academia de la Lengua publicará en diciembre un nuevo código de reglas ortográficas que ha levantado la polémica. Los expertos, sin embargo, lo reciben como una evolución en el idioma.


Filólogos, escritores o profesores de Universidad son unánimes a la hora de considerar que los cambios que introduce la Real Academia de la Lengua en las nuevas reglas ortográficas, que se publicarán a principios del mes de diciembre, son positivos para el idioma. Reglas como que los monosílabos ya no llevarán tilde o que los prefijos irán unidos a las palabras que modifican son beneficiosos para el idioma y posibilitan que ésta se adapte a los tiempos que corren.

El catedrático de Filología Hispánica de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria Maximiano Trapero recuerda que la ortografía es el intento de representar en la escritura la naturaleza oral de la lengua y que la diversidad de esa realidad es infinita. «Al idioma lo llamamos español, aunque su realidad fonética es muy variante en todos los países en los que se habla, pero queremos sobrepasarlo por la escritura y fijar un código único», señala; por eso, según el filólogo, «la Academia logra unificar con estos cambios lo que en la escritura de los diferentes países puede ser diferente».

El también profesor de Filología Hispánica de la ULPGC Jesús Páez señala que, en este caso, como en todos los anteriores, la Academia se limita a hacer su trabajo de «limpiar y dar esplendor a la lengua» y añade que «la lengua es un elemento tan libre y el habla tan personal que lo mejor es no ponerle puertas al campo». Sin embargo, Páez opina que tampoco es bueno reformar por reformar «porque podemos llegar a lo que propugnaba Gabriel García Márquez de una limpieza total, y hay que tener una postura intermedia». La profesora de literatura de la ULPGC, Yolanda Arencibia, recuerda que muchas de estas nuevas reglas ya existían, que ninguna es rompedora, y que la Academia ha actuado simple y llanamente según su papel, ya que «la lengua es algo vivo que debe ir cambiando a lo largo del tiempo, porque, si no, estaríamos todo hablando latín».

Al escritor Fernando Delgado le parece normal que la Academia vaya en una línea más ágil que quizás ayude también con las nuevas tecnologías, y recuerda que la lengua es algo dinámico que se va adaptando a los tiempos, como podemos ver a través de toda la literatura y como es el hecho de que Cervantes se escribía con b alta. «Yo creo que lo que nos debería preocupar es el mal uso de la lengua, pero en lo que implica no de cambio, sino de empobrecimiento, y la academia no reconoce ningún empobrecimiento, sino que va por detrás de la sociedad atendiendo a la evolución que el lenguaje sufre en la conversación y la escritura de la gente». Finalmente, el también escritor Miguel Ángel Sosa opina que está bien que una lengua como el español, que está llena de influencia de lo hispanoamericano, se transforme y enriquezca. «Es algo comprensible y aún más en la era global de internet», señala, «yo lo veo como una riqueza, ya que todo cambio es una oportunidad».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: