Noticias del español

| | | | |

| Pedro Membreño
elheraldo.hn, Honduras
Jueves, 6 de marzo del 2008

COSAS DEL IDIOMA: LAS «MACIZADAS» DEL HABLA HONDUREÑA

El idioma catracho está lleno de una infinidad de modismos inventados por los jóvenes.


El habla de los hondureños no es bonita, es «maciza». Aquí los jóvenes no se divierten, salen a

Aquí el que no tiene dinero «anda hule», el haragán es «la riata» y el perezoso «un güevon». Unos originales, otros graciosos y hasta atrevidos son los modismos que tiene el idioma de los hondureños que practican chicos y grandes en el diario vivir.

Se trata de palabras o frases, en su mayoría inventadas por jóvenes, que se ponen de moda y que todos pronuncian cuando están entre amigos, en familia o en la calle. Los modismos hondureños son innumerables. «¡No seas chasta!» Una frase o uno de los modismos que más ha contagiado en los últimos años y que aún sigue siendo utilizado por los jóvenes cuando se refieren a cosas que a su juicio son de mala calidad.

Según Roberto Zapata, catedrático universitario y experto en el idioma español, el habla de los hondureños no solo está llena de modismos, sino también de hondureñismos, extranjerismos, regionalismos y uno que otro barbarismo. Un barbarismo es cuando las personas pronuncian o escriben las palabras de forma incorrecta.

«Haiga», en vez de haya, es uno de los ejemplos. «La lengua nuestra como nuestra propia constitución física es mestiza, está formada por todos los términos y la estructura del español, pero también está formada por una cantidad de palabras de origen indígena de otras lenguas, además de las incorporaciones que los hondureños mismos estamos haciendo», explicó el catedrático.

Hondureñismos

Además de los modismos, que son términos que en su mayoría utilizan los jóvenes, en el idioma del país hay más de 2.000 hondureñismos que son palabras o frases incorrectas que utilizan las personas. Entre algunos de los ejemplos está la palabra «cipote», que se utiliza cuando un adulto se refiere a un niño.

«Andar a pata» en vez de caminar, «a todo mecate» en vez de a toda velocidad, «chinear» en vez de cargar, «babosada» en vez de tontería, «bembón» en vez de labios gruesos, «burra» en vez de almuerzo, son, entre otros, algunos de los hondureñismos que las personas usan con frecuencia en el país.

También hay quienes suelen utilizar extranjerismos, es decir, palabras que pertenecen a otro idioma. Los regionalismos también son frecuentes en el habla de los hondureños sobre todo las frases procedentes de México. Cuate, órale, buey, son algunos de los ejemplos.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: