Noticias del español

| | | | |

| María Luisa García Moreno
Jueves, 5 de febrero del 2009

CÓMO ME GUSTA HABLAR: PROBLEMA DE NORMA

Es bueno recordar que el idioma español o castellano es uno de los seis idiomas oficiales de la ONU y la tercera lengua más hablada del mundo atendiendo al número de hablantes que la tienen como lengua materna —después del chino y el inglés—. Se Calcula que lo hablan como primera y segunda lengua entre 450 y 500.000.000 de personas. Además, es el segundo idioma más estudiado en el mundo, detrás del inglés.


Resulta fácil deducir que tantos millones de personas no pueden realizar de igual forma el idioma, que en ello inciden cultura y costumbres. Dentro de la amplitud de normas que ofrece el idioma cada pueblo, cada región escoge su propia «variante».

En términos lingüísticos, se llama norma al conjunto de criterios que regulan el uso considerado correcto, de ahí: normas ortográficas, normas gramaticales… y también, a la variante lingüística que se considera preferible por ser la más correcta en esa región. Muchos son los ejemplos que pueden avalar esta idea. Ahí tienes el caso del saludo mañanero. Por tradición, por costumbre, decimos «buenos días»; sin embargo, en algunos países de América del Sur, se utiliza también «buen día» y también es correcto. Si alguien, lo usa en Cuba, al menos nos «suena» raro.

En España y quizás en otros países se dice vídeo, cóctel, béisbol, fútbol; pero los cubanos, y muchos otros latinoamericanos preferimos video, coctel, beisbol, futbol…

Recuerdo una ocasión, en que en cierto tabloide que edité se usaba desertización; cuando indagué acerca del porqué, su autor me dijo que era la que aparecía en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE);pero logré convencerlo y usamos desertificación: poco después nuestra variante fue aceptada y hoy aparecen ambas en el diccionario académico.

En otra oportunidad, otro escritor me insistió en usar liderar —todos en Cuba decimos liderear—; pero en aquella ocasión cedí. ¡Cuál no sería mi sorpresa al descubrir que en el Léxico Mayor de Cuba, aparecía liderear! Este texto es de la autoría de Esteban Rodríguez Herrera, fue publicado en 1959 y está considerado hasta hoy el más completo estudio publicado del uso del español en Cuba.

Otra vez escribí; como una curiosidad que ya aparecía en el DRAE la voz jama con la siguiente acepción:«coloquial. Cuba y Nicaragua Alimento». Pues recibí un correo de un lector español quien me refería que el verbo jamar se usaba en España: consulté a otros especialistas y comprobé que, incluso, el verbo está registrado en otros diccionarios de uso del español y que se considera de probable origen gitano (caló), pero no así jama, que probablemente se circunscriba al español de Cuba y Nicaragua.

La norma ofrece variadas soluciones: Por ejemplo de salvar están aceptados: salvación, salvamento y salvamiento: nosotros no usamos la tercera. Ahora se ha puesto de moda—no solo en Cuba— salvataje, que no está aceptada ni es necesaria…, pero, ¿quién sabe…?

Pues, nada es un problema de norma o de variante regional: esas diferencias enriquecen el idioma y no obstaculizan su entendimiento.

Palabras

En Colombia se llama trancón, en Venezuela cola y en Cuba tranque a lo que en España se nombra embotellamiento o atasco. En México, denominan a las máquinas de afeitar rastrillo. Un español diría altavoz, un mexicano altoparlante y nosotros bocina, a lo que algunos llaman baffle, anglicismo innecesario ante tantos términos en nuestro idioma para escoger, incluso, está aceptado bafle. En Cuba y en Bolivia se nombra pila, a lo que en México llave —también en Cuba— y en España grifo.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: