Noticias del español

| Enrique R. Soriano (Periódico Correo.com, México)

Chispitas de Lenguaje: Voces taurinas

En nuestra vida cotidiana echamos mano de muchos vocablos y expresiones procedentes del ambiente taurino (lo que rodea a la tauromaquia y esta misma). Muchas de ellas han arraigado tanto que incluso se pierde de vista la procedencia. No se usan literalmente, sino por equiparación con la esencia (metáfora).

Entre las más comunes en México está la palabra ‘maleta’ para referirse a una persona poco diestra o torpe para alguna actividad: «¡Ese jugador es un maleta!» (y sus derivados: ‘maletón’, ‘maletilla’, etcétera). El maletilla es una figura casi mítica en el ambiente taurino. Por lo regular, eran chicos muy jóvenes que pretendían ser toreros y, por tanto, no eran muy diestros. El Huapango torero canta la historia de un maletilla. En España, solían recorrer el país con sus escasas pertenecías en un hatillo o maletilla y a escondidas, dar pases a los toros de lidia, particularmente por las noches (‘haciendo la luna’). Muchos grandes toreros empezaron de esta forma, como el Cordobés. Actualmente, en México hay un muchacho de escasos 8 años (¡!) que ya empieza a actuar profesionalmente y le apodan el Maletilla no por falta de destreza, sino por lo joven. Según el Diccionario de mexicanismos de la Academia Mexicana de la Lengua, también se aplica a objetos de baja calidad.

¿Y qué decir de «lánzate al ruedo»? Es una expresión aplicada para animar a alguien a decidirse. La he escuchado, incluso, cuando un muchacho desea declarar su amor a alguna chica (desde luego, el uso es metafórico porque las muchachas no suelen ser bestias de 500 kilos). Se entiende porque torear es un acto de osadía. No es extraño titubear al plantarse a un toro. Es necesario mucho temple y destreza para enfrentar a un animal de esas características.

[…]

Leer más en periodicocorreo.com.mx

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: