Noticias del español

| |

|

Enrique R. Soriano Valencia

www.correo-gto.com.mx

Jueves, 22 de Septiembre de 2011

CHISPITAS DE LENGUAJE: LEYES Y ORTOGRAFÍA I


La ortografía y la gramática son criterios jurídicos para la interpretación de la ley. Desafortunadamente, al hacer una revisión al azar de las normas mexicanas, se observa una falta de preocupación por estos aspectos. Al parecer, tanto legisladores como quienes laboran en las áreas de apoyo legislativo (congresos federal y estatales) y a la actividad edílica (municipios), desconocen las bases de nuestro idioma. Para cubrir esas deficiencias, se observa que copian modelos que, en algunas ocasiones, ya arrastran barbarismos.



 


Lo primero que salta a la vista es un inadecuado uso de mayúsculas. ¡Algunas normas están enunciadas todo el texto en mayúscula! El Reglamento de Alcoholes y Servicos (sic) para el Municipio de Atarjea, Gto. 17 MAYO 2002 (obtenido de www.ordenjuridico.gob.mx, sitio oficial de la Secretaría de Gobernación de México) así fue aprobado y publicado.

 

El noventa y nueve por ciento de cualquier documento debe estar en minúscula: la mayúscula es una excepción. Es, por tanto, una barbaridad exponer así todo el documento. Para colmo, algunas mayúsculas aparecen acentuadas y otras no. Por fortuna, en esta particularidad (de todo en mayúscula) hay pocos ordenamientos. Pero que los haya es lamentable. Refleja un menosprecio por las reglas del idioma. Lo que promueven esos mismos textos, justamente, es apego a las normas.

 

También se observa un uso inadecuado en la mayúscula inicial en sustantivos (palabras que designan personas, animales, cosas y conceptos). Los comunes se escriben con inicial minúscula y los propios (que sean parte del nombre propio), mayúscula al inicio. Por eso, en «ciudad de Querétaro» se escribe con minúscula la primera palabra, mientras que en «Ciudad Hidalgo» con inicial mayúscula.

 

En las leyes, el error ortográfico en este sentido se presenta fundamentalmente en las palabras «estado» y «municipio» (aunque también es el caso de otras palabras). Cuando se refieren a una demarcación deben escribirse con inicial minúscula y cuando se refiera a los órganos de gobierno, con mayúscula. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 43 enuncia textualmente: «Las partes integrantes de la Federación son los Estados (sic) de Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Campeche, Coahuila de Zaragoza, Colima…». Evidentemente, en este ordenamiento la palabra «estado» se refiere al nombre jurídico que en México hemos dado a esa la demarcación (pues en otros países se usa las voces «departamento», «provincia», «autonomía», etc.). Incluso, el propio ordenamiento señala que se trata de un sustantivo común, pues en el nombre de cada entidad está ausente la palabra «estado». En la forma actual (con inicial mayúscula), interpretado acorde a la Ortografía, parecería referirse a las estructuras administrativas, pues el Diccionario panhispánico de dudas define la palabra «Estado» (con mayúscula) como «conjunto de los órganos de gobierno». De ser estrictos, entonces debería entenderse que la Constitución señala que son integrantes de la Federación los órganos de gobierno de Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, etc., no así esas jurisdicciones.

 

El mismo criterio debe aplicarse a «municipio». Las constituciones de los estados repiten el error de la constitución federal: en todas aparece la voz «municipio» con inicial mayúscula.

 

El siguiente jueves continúo con el tema.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: