Noticias del español

| | | |

| Colpisa
heraldo.es, España
Miércoles, 20 de mayo del 2009

CERVANTES CABALGA POR LA EUROPA DEL ESTE

España es un país muy apreciado en Europa central y del Este.


Crece por todas partes el interés por la cultura española y en español y la lengua de Cervantes. El cine, la música y la literatura, pero también el deporte, sobre todo el fútbol, la emigración masiva de trabajadores del Este de Europa a España y el turismo juegan poderosamente a favor de un mejor conocimiento e interés por la realidad española en países como Polonia, Chequia, Rumanía, Bulgaria o Letonia.

En un contexto en que las inversiones españolas hacia los países de la Europa emergente se han incrementado notablemente en los últimos años, los bares de tapas y restaurantes españoles e hispanoamericanos, las tiendas de moda, las escuelas, revistas y librerías en lengua española, los festivales y los centros culturales crecen como hongos. Las películas de Pedro Almodóvar, Isabel Coixet o Alejandro Amenábar hacen las delicias del público polaco o checo y Eduardo Mendoza, Arturo Pérez Reverte, Carlos Ruiz Zafón y Mario Vargas Llosa venden miles de ejemplares de sus novelas en las librerías y centros comerciales de Varsovia, Praga, Bucarest o Sofía.

Estudiar español en la enseñanza media y universitaria es un fenómeno cada vez más masivo, mientras que el interés por otros idiomas extranjeros como el francés, el alemán, el italiano y el ruso decrece lenta pero inexorablemente. Los Institutos Cervantes, que se han convertido en una referencia cultural de primera magnitud en muchos países poscomunistas, atienden cada año a más alumnos.

La sombra de Miguel de Cervantes es alargada y cabalga por Europa central y del Este. Telefónica es tan conocida en Chequia como en España, los jóvenes varsovianos y cracovianos se visten en Zara y comen en Telepizza; la lengua de Cervantes tiene su presencia en medios de comunicación como Radio Praga y Radio Bulgaria y el rock y el hip hop españoles e hispanos tienen muchos seguidores entre los jóvenes de la parte oriental de Europa.

Auge

En esta zona, el español sólo empezó a introducirse en la enseñanza en los años 70 y desde entonces se ha producido una expansión sorprendente. El auge empezó a notarse a finales de la década pasada. Entre 1997 y el 2000, la demanda de español aumentó el 158,2 % en Rumanía, el 86,4 % en Polonia, el 69,6 % en Hungría, el 49,5 % en Eslovaquia y el 27,2 % en la República Checa. En Bulgaria, fue la lengua extranjera de más rápido crecimiento, por delante incluso del inglés. El auge del español se debe a factores como el interés cultural pero también profesional, porque es un idioma cada vez más útil en el mundo económico y de los negocios, en las relaciones internacionales y en ámbitos políticos, docentes y científicos.

En el 2003, el Instituto Cervantes organizó una encuesta, '¿Para qué estudia usted español?', entre alumnos de Varsovia, Bucarest, Belgrado, Zagreb y Moscú con el objeto de definir el perfil del estudiante de español en estas ciudades. Según los resultados de la encuesta, los estudiantes eran conscientes de que los dos ámbitos en que harán un uso más extenso del español son el personal y el profesional, «para viajar a países de habla hispana, con fines turísticos y conocer su cultura mediante el diálogo con sus habitantes», así como «para comprender películas, programas de televisión, programas de radio, letras de canciones, documentos, libros, revistas, etc., en español», y también para trabajar, recalca el estudio.

Integración europea

En los últimos seis años el proceso de integración europea de la mayoría de los antiguos países del 'socialismo real' ha favorecido la expansión del español. El Instituto Cervantes de Varsovia —el más grande del mundo— cuenta con más de 3.000 alumnos. Las nuevas instalaciones, que fueron inauguradas por los Príncipes de Asturias hace un año, están situadas en pleno centro de la capital polaca.

El edificio tiene una superficie de casi 4.000 metros cuadrados y cinco plantas. En su interior hay 21 aulas, un salón de actos, una sala de exposiciones y una biblioteca con 26.000 volúmenes que lleva el nombre del escritor cubano Guillermo Cabrera Infante.

«Es el instituto cultural extranjero con más prestigio en Varsovia, y es un buen referente para el mundo de la cultura en Polonia», señala el sociólogo polaco Marcin Frybes, que a la sazón trabaja en el Instituto Adam Mickiewicz, el equivalente polaco del Cervantes. Abel Murcia Soriano, director del Instituto Cervantes de Cracovia, explica que en el curso académico 2008-2009, se han matriculado unos 1000 alumnos, «lo cual significa un crecimiento del 10 % con respecto al curso académico 2007-2008».

Murcia destaca que «el centro de Cracovia ha apostado seriamente por la incorporación de las nuevas tecnologías al aula a lo largo de todo el proceso de aprendizaje, y hemos organizado una serie de cursos de formación de corta duración, a modo de seminarios, que han contado con una nutrida participación». Zbigniew Wolk, encargado de la Librería Española Elite de Varsovia, pone de manifiesto que «el auge que la enseñanza del español ha experimentado en los últimos años, está siendo muy positivo para el negocio, ya que la venta de libros de texto es lo que nos permite sobrevivir. Lo que ocurre en la librería de Varsovia también lo experimenta la de Cracovia». Wolk se muestra convencido de que «el español va a seguir con su expansión espectacular en Polonia», donde aprender y hablar la lengua de Antonio Machado y Jorge Luis Borges es cada vez más frecuente entre la juventud, las clases medias urbanas y la élite dirigente. El pasado mes de enero salió a la calle el número uno de Más, la primera revista en Polonia dirigida a lectores hispanohablantes y polacos interesados en temas de España y el mundo latino. La revista está editada por el Instituto Español sin Fronteras, una entidad privada que tiene varias escuelas de lengua española en Varsovia y Wroclaw.

Demanda creciente

El caso de Polonia no es único. En Chequia, según un reciente informe del Ministerio de Educación y Ciencia de España, el español es la única lengua extranjera que presenta un crecimiento anual en número de alumnos en la enseñanza secundaria. Según dice a Radio Praga la profesora Martina Hulesova, la demanda creciente de español se debe a que es «una cultura atractiva» y un idioma «fácil de captar, y con el que los estudiantes se pueden comunicar rápidamente». El español ocupa en Chequia el quinto lugar de acuerdo al número de estudiantes, pero los expertos estiman que en pocos años se podría situar en el segundo idioma más estudiado, después del inglés, como ya ocurre en Polonia y Lituania y muy pronto en Rumanía y Bulgaria. En este contexto de auge imparable del español, según Radio Praga, la biblioteca Carlos Fuentes del Instituto Cervantes de Praga, con sus 20.000 volúmenes, es la segunda del mundo en usuarios, después de Nueva York. Ni siquiera Londres, París y Moscú han podido desbancar a la capital checa.

Alberto Antolín, el bibliotecario del Cervantes de Praga, revela la clave del éxito a la citada emisora: «Nosotros continuamente vamos desarrollando las colecciones y actualizándolas. Para esto nos ayudan mucho los usuarios», que «casi siempre tienen razón».

Abel Murcia resume con precisión la nueva realidad del español en la Europa poscomunista. «Entrar en una librería de esta parte del mundo y no encontrar libros traducidos del español es hoy prácticamente imposible. La música latina , flamenco, salsa, tango, etc. atrae a un número cada vez mayor de personas y también hay que decirlo, mueve cada vez más dinero. El cine en español ha entrado en el tejido social de las ciudades y los países a través de cines de arte y ensayo, festivales, etc. Cocinas como la mexicana, la argentina y la española se deslizan en la carta de muchos restaurantes e incluso justifican la apertura de otros especialmente dedicados a esas cocinas», indica el director del Instituto Cervantes de Cracovia. Cuando se le pregunta si este fenómeno tiene futuro, contesta sin pestañear: «Es un fenómeno que apenas acaba de empezar».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: