Noticias del español

| | | |

| Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE)

Buen español en medio del inglés

¡Tenga cuidado con lo que dice!

El sabio refrán que dice «para hablar y comer pescado, hay que tener mucho cuidado», cae como anillo al dedo a propósito de la reciente publicación de Hablando bien se entiende la gente, libro editado por la Academia Norteamericana de la Lengua Española.

El texto que ya se encuentra en librerías, recoge los errores más comunes cometidos por los hispanohablantes en su conversación cotidiana y llama la atención sobre la importancia de corregirlos a fin de preservar la pureza de la lengua materna.

Contrariamente a lo que pudiera pensarse, el manual no es un rígido y aburrido listado de reglas y preceptos, sino una divertida publicación repleta de ejemplos didácticos e ilustrada con simpáticas caricaturas. De acuerdo con los editores, el texto no va dirigido a expertos en lenguas, sino a gente común y corriente.

«La Academia norteamericana intenta ser moderna y estar a tono con las peculiaridades del hombre contemporáneo», explica Joaquín Badajoz, miembro de la entidad lingüística que participó en la redacción del libro. «Nuestra organización no es un policía del idioma, sino un consejero simpático y amable», argumenta durante una entrevista telefónica, desde su oficina en Miami.

Según revelan recientes investigaciones, para el año 2050 Estados Unidos será el país con el mayor número de hispanohablantes en el mundo. Irónicamente, revelan los estudios, este es el espacio geográfico donde peor se habla el español.

Debido a la influencia desproporcionada que ejercen el inglés y la cultura norteamericana, los hispanos residentes en Estados Unidos han terminado por incorporar en su hablar diario una serie de palabras y expresiones provenientes del repertorio anglosajón que, a simple vista, parecen hijas del idioma de Cervantes.

De acuerdo con La Academia de la lengua, los cognados, esas palabras que se escriben de manera similar en inglés y español pero poseen diferente significado, son como los falsos amigos a quien uno abre las puertas de su casa y después lo engañan.

«Aunque el Spanglish se ha impuesto como una forma del habla popular, es importante que las personas bilingües se expresen bien en los dos idiomas si quieren tener éxito en la vida», sostiene Badajoz, quien trabaja como editor ejecutivo para Cosmopolitan en Español.

Resulta común en el sur de la Florida escuchar expresiones como «tuve un argumento con mi esposa», en el cual el sustantivo discusión se remplaza por «argument», su equivalente en inglés, olvidando que argumento es la trama de una película u obra de teatro.

Algo similar sucede cuando alguien dice «conseguí un trabajo clerical» para explicar que está trabajando como oficinista, olvidando que en español el trabajo clerical lo realizan los sacerdotes y laicos que trabajan en las iglesias.

Algunas veces, los diálogos se convierten en un rosario de errores como en el siguiente ejemplo: Déjame introducirte (presentarte) a mi amigo, él es un desarrollador urbano (contratista o promotor inmobiliario) envuelto (involucrado) en proyectos muy importantes que el año pasado corrió (se postuló) como major (alcalde), pero no salió electo (elegido).

«Lo más asombroso es que estos errores no sólo forman parte de la conversación cotidiana, sino que además se escuchan diariamente en radio y televisión», explica Badajoz

Por esa razón, la Academia también llama la atención sobre la forma como los medios de comunicación atropellan el idioma. En los noticieros que se transmiten por radio y televisión, es muy común escuchar expresiones como las siguientes:

Los ladrones huyeron a bordo de un automóvil. El ladrón, a punta de pistola, asaltó a un par de ancianos. Los precios de la gasolina siempre suben para arriba.

El manual explica por qué estas y otras noticias contienen profundos errores y señala cómo corregirlos.

«Como los medios de comunicación marcan la pauta entre la ciudadanía sobre el uso del idioma, es importante que éstos se sacudan de las malas influencias y contribuyan a preservar la pureza del lenguaje», concluye Badajoz.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: