Noticias del español

| Aida Vergne (El Nuevo Día.com, Puerto Rico)

Bocadillos lingüísticos: La lengua y su sanatorio

En lengua oral no hay espacios entre palabra y palabra. Todas salen de su boca pegaditas, no como en este Bocadillo, separadas por un espacio. Al hablar, pausamos para respirar, para que el otro conteste, para enfatizar algo, pero no para diferenciar unas palabras de otras.

Esas fronteras entre palabras que usted cree que escucha son una ilusión; hablamos de corrido. Nos dice Pinker que por eso es que, cuando escuchamos una lengua desconocida, no podemos identificar dónde termina una palabra y empieza la que le sigue en una cadena oral.

En un documento escrito sí, aunque no lo pueda leer. Hablar es una continuidad física de ondas sonoras. Y esa continuidad en ocasiones nos tiende sus trampas, pues provocan cadenas de sonidos que se pueden interpretar o entender de dos maneras distintas como en el caso de «Qué desea comer» y «Quédese a comer».

[…]

Leer más en elnuevodia.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: