Noticias del español

| Agencia Efe

Blecua defiende la tecnología, que permite aprobar una definición en 24 horas

El director de la Real Academia Española (RAE), José Manuel Blecua, ha defendido los beneficios que la tecnología para esta organización y ha puesto como ejemplo que la aprobación de la definición de una palabra puede estar lista en un día.

El director de la RAE, José Manuel Blecua, pronuncia su conferencia. Foto: ©Efe/Raúl Sanchidrián

El director de la RAE, José Manuel Blecua, pronuncia su conferencia. Foto: ©Efe/Raúl Sanchidrián

La tecnología «permite ahora que una palabra en su definición pueda ser aprobada en 24 horas», ha explicado Blecua, quien ha pronunciado la lección inaugural de los XXV Cursos de Verano de la UNED con el título «El mundo digital en la Real Academia Española».

Tras señalar la creación con América de la que ha denominado «cofradía tecnológica», ha citado que en ese espacio de tiempo han recibido el visto bueno términos como «tableta», en alusión al dispositivo tecnológico, o «libro electrónico».

Según ha argumentado el director de la RAE, la tecnología ha posibilitado que las academias de diferentes países trabajen al mismo tiempo en un mismo documento.

Blecua ha hecho estas referencias a la trascendencia de los avances tecnológicos para el funcionamiento de esta institución en un discurso pronunciado en la UNED, que en su primera semana de Cursos de Verano ha dedicado un seminario al tricentenario de la RAE.

El director de la Real Academia ha repasado la evolución de una institución nacida en 1713 «al servicio de la nación española», con fichas escritas a mano, sumando un total de 12,5 millones que han sido informatizadas.

En esas referencias históricas ha rememorado igualmente la llegada de las fotocopiadoras o del fax, que suponía el «acceso a la información fuera del recinto» en el que se trabajaba.

Sin embargo, la «revolución» llegó con la aparición del ordenador, que inicialmente contó con memorias pequeñas que fueron ampliándose hasta que los discos fueron sustituidos por una «nube» que, según ha dicho, «no se sabe dónde está».

Todos estos avances han ido permitiendo la posibilidad de «ganar velocidad de acceso» para poder consultar en las bases de datos de la RAE los 500 millones de palabras almacenadas.

De esta manera se originó un «mundo nuevo» que a juicio de Blecua tanto los académicos como la filología han sabido «admitir inmediatamente».

En su repaso, ha incidido en que la RAE permita estudiar su historia «con un archivo que se está digitalizando», al igual que su biblioteca, integrada por 250 000 volúmenes, de los cuales 30 000 corresponden al Siglo de Oro, con más de 2000 manuscritos.

Además de los 12,5 millones de fichas informatizadas, Blecua ha mencionado, como dato anecdótico, que el Diccionario de la lengua española recibió el mes pasado 47 millones de entradas, siendo la palabra «abdicar» la más consultada, coincidiendo con el anuncio de abdicación de don Juan Carlos.

Igualmente, ha comentado que «se está terminando de digitalizar» el Boletín de la RAE, que desde 1914 es «una de las revistas de filología más antiguas del mundo».

Posteriormente, Blecua ha retornado a la «tecnología pura y dura», para resaltar que la RAE dispone de «equipos tecnológicos muy fuertes» que permiten contar con bases de datos para trabajar en la lexicografía y en el último corpus del siglo XXI que se está terminando y en el que hay acceso a 170 millones de palabras.

Ha detallado que para el Diccionario histórico se ha empleado el mismo programa informático que tienen los almacenes Ikea para sus materiales o los Marines de Estados Unidos para sus piezas de recambio.

Blecua ha concluido su intervención subrayando cómo esa «rapidez mágica sólo la puede dar la informática» y recordando que el nuevo diccionario de la RAE verá la luz en octubre con 2500 páginas, 93 000 palabras y siendo «más manejable y pequeño».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: