Noticias del español

| | |

| Román José Sandia
Analítica.com (Venezuela)
Miércoles, 15 de febrero del 2006

BÉISBOL: LENGUA Y PASIÓN

Si la pasión por el béisbol no se despierta en nuestra infancia es muy difícil que sea adquirida después. Quizás el deporte más complicado en cuanto a reglas tenga que ser recibido de manera paulatina, cuando nuestro disco duro está casi vacío. Diferenciar entre un batazo fair y un foul, entre un strike y una bola no es algo muy claro para quien jamás ha tenido relación con el juego.


El experimento de tratar de explicar las principales reglas del béisbol a quienes ya han pasado la veintena es casi siempre infructuoso. Comienza uno hablando de cómo los equipos se disponen en el campo y el incómodo alumno se pierde al nombrar al shortstop o al catcher. Quizás entienda que catcher es aquél que está dispuesto a ser brindado por un amigo que es buen pitcher porque le gusta pagar. Puede conocer esos adjetivos que se refieren a un buen anfitrión y a quien anda cazando invitaciones, pero a lo mejor nunca ha visto un juego completo.

El béisbol en Venezuela está presente en el habla cotidiana. «Estar en tres y dos» quiere decir encontrarse en una situación comprometida, ante una decisión difícil, donde la salida no se ve clara. Y estar en tres y dos sólo ha sido vivido por quien enfrenta a un lanzador en esa cuenta. Todos podemos haber dicho que estamos en tres y dos y jamás haber bateado una pelota.

«Me agarraron fuera de base» también es una expresión muy usada. Se refiere a quien queda en evidencia en una situación incómoda o es descubierto cometiendo una falta. Entonces, no sería necesario que el catcher lance la bola a la base -de la que nos encontramos fuera- para saber que seremos puestos out.

«La botó de jonrón» es ambivalente: a veces puede significar una gran proeza alcanzada por alguien o todo lo contrario. En ciertas ocasiones se le endilga a quien ha metido la pata, equivocándose en forma bochornosa. Pero un batazo siempre se refiere a un evento fortuito y positivo para quien lo ha dado, aunque no haya tenido un bate en sus manos.

Esas y otras frases beisboleras indican cuán metido está dentro de los venezolanos el béisbol. Y muestran, también cómo un deporte puede ser un factor importante para enriquecer la lengua.

Algunos puristas rechazan la incorporación de palabras inglesas que hace el béisbol a nuestra lengua. Sin embargo, ésta nunca puede ser empobrecida si se expande y logra hacer suyas palabras extranjeras. Hay quienes tratan de traducir todas las expresiones para castellanizarlas. Pero siempre habrá palabras y frases que no encontrarán la traducción perfecta que indique con precisión la jugada pertinente. Por ejemplo, qué feo suena eso de doble matanza con respecto al doble play. Campo-corto se usa para transformar shortstop, pero más de lo que quisieran esos traductores impenitentes se sigue diciendo que Venezuela es una cantera de shortstops.

Cuando alguien habla de entrenador, director técnico o gerente general, los fanáticos beisboleros nunca lo podrán confundir con mánager. Para el fútbol o cualquier otro deporte quien dirige al equipo puede tener otro título pero no el de mánager. Y he leído algunas crónicas que traducen mánager por gerente, cuando sabemos que el gerente general del equipo no está en el dogout dirigiendo a los peloteros. Dogout es traducido a veces por cueva pero las cuevas pueden ser refugio provisional de tigres, navegantes, leones y hasta de tiburones pero nunca podrá ser sustituto perfecto para dogout.

Ocurre como en la computación quienes inventan programas y nuevo hardware siempre llevan la delantera en los términos que dan cuenta de las innovaciones. Siempre la traducción quedará cojitranca y así como esa vieja y eterna discusión en la Literatura habla de la dificultad de la tarea, en el béisbol nunca será completa. Lo más sano es admitir que ese deporte forma parte de nuestras tradiciones y sus términos han servido para ampliar nuestro léxico y nuestra imaginación.

Que un pueblo tenga como afición muy principal un deporte complejo y exigente habla de las tareas que puede desarrollar en los diversos campos de la existencia. Que la gente entienda la intrincada lista de normas que rigen su ejecución hace pensar que nuestra gente se encuentra a la espera de tareas que reten esa capacidad de comprender modelos complejos.

Al comenzar quería escribir el elogio de los campeones del Caribe 2006, los Leones del Caracas. Los misterios de la escritura me llevaron por estos vericuetos. Quizás mi adscripción a la fanaticada del Magallanes no me haya permitido expandirme en el reconocimiento al mánager Carlos Subero y a todos los jugadores caraquistas. Por eso, vaya mi felicitación a nuestro pitcher Geremy González, factor principalísimo en este triunfo.

Pero honrar honra y hasta el sobrexpuesto por Venevisión, Gustavo Cisneros, debe enorgullecerse con justicia de que pueda ir al estadio sin recibir una estruendosa pita.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: