Noticias del español

| | | | | | |

| Nuevo Diario de Santiago del Estero, Santiago del Estero, Argentina
Sábado, 6 de mayo del 2006

BARCIA: «DEBEMOS LUCHAR POR UNA LENGUA CORRECTA, CONCISA Y CLARA»

El doctor Pedro Barcia dialogó con el Multimedio.


«Algunos jóvenes imitan el lenguaje de los artistas de la televisión y se convierten en ciudadanos discapacitados para hablar y defender su libertad de expresión».


El presidente de la Academia Argentina de Letras destacó la necesidad de utilizar correctamente la lengua, y aseguró que en el país ésta se encuentra por el suelo.

«En la Argentina la lengua está por el suelo», dijo el presidente de la Academia Argentina de Letras, Pedro Luis Barcia. El prestigioso académico arribó a Santiago del Estero (acompañado de los miembros de número Olga Fernández Latour y Federico Peltzer), con motivo del nombramiento del doctor José Andrés Rivas como miembro correspondiente de la Academia, por Santiago del Estero.

En ese marco, recordó que recientemente, en una entrevista durante la Feria del Libro de Buenos Aires, supo también definir a la lengua de la Argentina como «una mujer golpeada». Para el doctor Pedro Barcia, decir que la lengua está por el suelo, es aludir a que no se le presta la suficiente atención como elemento conjuntivo de la sociedad.

Según el académico, una de las alternativas que más conspira contra la lengua que usamos cotidianamente, es la falta de diálogo en las familias. Por lo que señaló: «Antes, los abuelos contaban cuentos a los niños, mientras que hoy son condenados a los geriátricos y a los chicos se les pone el chupete electrónico de la televisión».

Agregó: «Hoy está ausente en las familias ese juego verbal que, con canciones infantiles, los abuelos entregaban a los niños».

Objetivos

Entre los objetivos de la Academia están velar por el idioma, «no sólo por su corrección y pulcritud». No obstante destacó que el primos (en la lengua) está considerado un vicio y fue dejado de lado. En ese sentido dijo que se debe luchar por una lengua correcta, concisa, clara («principios de economía porque evitan los abogados»).

Los medios: Una de las preocupaciones de la Academia en la actualidad, es el tratamiento de la lengua en los medios. «Es la primera vez en la historia de la Academia que hay una presencia tan mediática; no siempre fue del gusto de los académicos aparecer en los medios, sin embargo yo lo veo como imprescindible», dijo.

Remarcó que hoy la Academia está en la televisión, en las radios y en los diarios. «Los medios de comunicación son uno de los instrumentos más importantes para la unidad del idioma; por eso debemos ayudar a los medios a beneficiarse», apuntó.

En ese sentido cuestionó y destacó latiguillos que se usan en los medios, que son incorporados por las personas, como por ejemplo: «Y… nada» o palabras como «totalmente», que se emplea obviamente como absoluto cuando no lo es en la expresión usada y que ambos casos atentan contra la lengua. Otras expresiones son calificadas como ómnibus porque se utilizan para cualquier cosa, como «tremendo».

Barcia destacó que esos usos abusivos, empobrecen la lengua. «Si se empobrece la lengua en los medios, el modelo que se ofrece desde los medios es una lengua carenciada», enfatizó. Para graficar los peligros, destacó que un joven que imita esos usos de la lengua que hacen algunos artistas de la televisión, a la postre se convierte en un ciudadano discapacitado para hablar y defender su libertade de expresión.

Al mismo tiempo señaló no se entiende cómo algunos medios emplean y utilizan comunicadores que son discapacitados verbales; «lo único que tienen es simpatía, son carilindos y se los rodea de una dinámica muy activa, pero cuando se los escucha hablar son de una pobreza miserable; éstos son modelos para los jóvenes».

Agregó: «Algunos, para justificarse, dicen que hablan como el pueblo quiere y ahí su equivocación es mayor. Estos hombres no hablan con el pueblo sino con la masa; cuando vamos al interior la gente no es grosera ni estúpida para hablar. En el interior hay más sentido de la expresión cuidada y de la cautela cuando se habla, se miden más las palabras, no son tan atropellados como los porteños».

Remarcó que la pobreza lingüística en televisión es un serio problema; «hay mucha guaranguería y vulgaridad». Para sorpresa de algunos, Barcia reconoce que ve toda la televisión que puede, «por eso hablo con autoridad, veo tres telenovelas y todo lo que corresponde». Al respecto dijo que hay académicos que hablan condenando, como si hubiera que demonizar; «no se debe demonizar al medio sino a determinados programas y comunicadores».

Federal

Desde la presidencia de la Academia, Barcia se propuso devolverle el sentido federal que esa institución siempre tuvo, «para que fuera realmente argentina y no porteña».

En ese sentido destacó que se empezó a trabajar en la designación de correspondientes en la Patagonia, en la región de Cuyo, en el Litoral para llegar a Salta, Tucumán y Santiago del Estero. «Queremos instalar en cada provincia la presencia de un correspondiente. Concretamente se trata de un académico con todos los derechos, aunque sin voto para la elección de académicos de número», apuntó.

Por su parte, la función del correspondiente «es constituir una presencia de la provincia en la Academia, siendo un referente de la institución en Santiago, por ejemplo y para brindar información, alentando la relación interprovincial». Para Barcia, es necesario romper las barreras interiores «solidificando el país interior en una fluida relación cultural; en esto es de gran ayuda el miembro correspondiente».

Desde 1982 que no se cubría el espacio dejado por Bernardo Canal Feijóo, en la Academia. En ese sentido destacó que la propuesta de Rivas como miembro, «tuvo una acogida inmediata en la Academia; es una persona muy convivible, con excelentes antecedentes universitarios, amén de ser un hombre serio y trabajador y amigable».

Para finalizar, el académico destacó: «Todo esto hace que sea un buen embajador santiagueño en la Academia de Letras y nos abra la posibilidad de vincularnos con esta provincia».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: