Noticias del español

| | | | | | | |

| Ricardo Rodríguez Rodríguez
The News Journal, Delaware (EE. UU.)
Lunes, 4 de diciembre del 2006

¡AQUÍ SE HABLA ESPAÑOL! EL DELICADO BALANCE DE RETENER NUESTRO LENGUAJE

«¿Mamá por qué tengo que hablar español si me gusta más el inglés? Después de todo, ¿no vivimos en los Estados Unidos?» Al tratar de razonar con nuestros hijos ¿cómo vencemos sus objeciones para que retengan nuestro lenguaje? ¿Acaso no es más fácil ceder a sus preferencias y permitirles hablar el idioma de este país?


Cuando la música que escuchan, la televisión que miran y las conversaciones que tienen con sus hermanos u amigos resulta ser todo el tiempo en inglés, pudiera parecerle que la batalla está perdida. Además si le añadimos a esto la constante presión y prejuicio a los que se enfrentan los hispanos en su vecindario, en la escuela o en el trabajo por parte de personas que desean que solo se hable en inglés, la cuestión para nuestros hijos se complica aún más.

Pero no se desespere, aunque en muchos lugares de este país se están pasando leyes y ordenanzas estatales o locales para hacer del inglés el idioma oficial de la nación, el español no va a desaparecer. Tan solo tenemos que mirar a nuestro al rededor y nos percataremos que hoy hay más latinos en este país que nunca antes en la historia de la nación. Los periódicos, las revistas, las estaciones de radio y televisión en español están aumentando a un nivel sin precedente, y llegando a localidades y estados donde antes parecía que nunca vivirían hispanos. Quizás el dar una breve lección a nuestros lectores sobre nuestro lenguaje les dará la convicción y el orgullo apropiado para motivarse a infundir este legado a las futuras generaciones. Veamos lo que nos revelan las estadísticas sobre el español, tanto a escala local como mundial.

Un idioma en expansión

En el año 2000 el número de hispanohablantes, tan solo en Estados Unidos alcanzó los 35.000.000. En ese año el español superó al inglés como el lenguaje más hablado del mundo occidental. Así lo asegura la revista española Cambio16 América. El Instituto Cervantes, organismo para la difusión del castellano, informó que entre 1986 y 1990 se registró un aumento del 70 % en la cantidad de estudiantes de español en Estados Unidos y del 80 % en Japón. ¿Por qué tanto interés en este idioma? El director del Instituto afirma que la gente se está dando cuenta de la creciente importancia del idioma español en Occidente. Pero, además, cuenta con otra ventaja: se habla en muchos países diferentes. El español o castellano, este lenguaje romance iberio, se hablaba por aproximadamente 364 millones de personas para el año 2000, y se estima que en breve lo hablarán 400 millones. Haciéndolo así el idioma romance más hablado y estudiando.

El origen de nuestro lenguaje

El español se originó como un dialecto del latín cerca de la franja entre Cantabria, Burgos y La Rioja, provincias al norte de España. De allí se esparció gradualmente dentro del reino de Castilla, donde vino a ser el idioma principal del gobierno y del comercio. Este luego fue traído al hemisferio occidental y otras partes del mundo en los últimos cinco siglos por los exploradores españoles, los colonialistas y los edificadores de imperios. El español es uno de los seis idiomas oficiales de las Naciones Unidas y uno de los más hablados en unión con el inglés. Se habla más extensivamente en Norte- y Suramérica, Europa y ciertas partes de África, Asia y Oceanía.

Los hispanohablantes suelen llamar el idioma español para distinguirlo del francés o el inglés, pero se le llama castellano para distinguirlo de los otros lenguajes de España, tales como el gallego, vasco y catalán. De esta manera la Constitución Española de 1978 usa el termino castellano para definir el lenguaje oficial del estado, en comparación con los otros dialectos del país. El artículo lee de esta manera: El castellano es la lengua española oficial del Estado. (…) Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas

En el resto del mundo hispanohablante, los interlocutores se refieren a su lenguaje como el español y en solo muy pocos países se refieren a este como el castellano. Estos son Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. La Real Academia Española estandariza y define el uso de las palabras y la pronunciación que ha de darse tanto en el habla como la escritura del idioma. Su influencia a través de la publicación de diccionarios es ampliamente respetada en el uso de la gramática y su guía de estilos.

No desperdiciemos nuestro legado

Muchas palabras se adaptan al modernismo y al significado que le dan las personas localmente. Algunas al cambiar de significado tienden a ser humorísticas y otras embarazosamente inapropiadas para el que las interpreta. Sin embargo sin importar el lugar de nuestra ascendencia todavía es posible y placentero conversar y comunicarnos con latinos de distintos países, algo que no es posible para algunas nacionalidades de un mismo continente. Los que hablamos español somos verdaderamente afortunados de poder viajar a muchos países o encontrarnos con muchas personas y poder comunicarnos.

Al crecer en la ciudad de Filadelfia, notaba que al sur de la ciudad los residentes de leguaje italiano no enseñaban a sus hijos su lenguaje. Tal vez lo hacían para evitarles estereotipos o situaciones discriminatorias. Pero al fin y al cabo a qué precio lo hacían. Ya que las generaciones mayores no podían comunicase con las más jóvenes. Ahora algunas personas tienen que pagar mucho dinero para aprender el lenguaje de sus padres. Por lo tanto no cedamos a la presión de no usar nuestro precioso lenguaje y mucho menos privemos a nuestros hijos del don de ser verdaderamente bilingües.

Yo he tenido éxito al lograrlo, con un esfuerzo unido por parte de todos los miembros de mi familia. Pero le aseguro que no solo es posible, sino remunerador poner a nuestros hijos en una ventaja de poder comunicarse en un mundo donde más de un idioma es más que un lujo, es una necesidad apremiante. ¡Por eso, en su casa insista que se hable español!

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: