Noticias del español

| E. ESPINOSA (La Rioja.com, España)

Antonio Martín imparte un taller de corrección a profesionales de la palabra

La figura del corrector (bien en un medio de comunicación impreso, bien en una editorial) es esencial y, aunque existen aplicaciones informáticas que realizan esta labor, «al final un corrector es humano y entiende el contexto».

Tal es el cometido del filólogo Antonio Martín Fernández, presidente de la Unión de Correctores de España (UniCo), quien aclara que corregir un texto no sólo consiste en enmendar los errores ortográficos, de acentuación o puntuación, sino en cuidar la expresión y el estilo para que el lector capte el mensaje con toda claridad. Y ello, sin alterar el sentido que le ha querido dar el autor.

Para instruir sobre esta materia, tanto a periodistas como a profesionales vinculados con las palabras (traductores, profesores, gente del mundo editorial), Martín Fernández imparte el próximo sábado, 30 de noviembre, el curso ‘Corrígeme si puedes’. Será en la Casa de los Periodistas y durante toda la jornada (de 10 a 14 y de 16 a 20 horas). Alrededor de 25 personas han formalizado ya su inscripción al curso, que cuesta 85 euros. Para miembros de la Asociación de la Prensa, estudiantes, profesores y desempleados el precio es de 78 euros.

¿Qué aprenderán en este taller práctico? «Los distintos tipos de corrección que hay y las normas que rigen la corrección, porque aparte de las que establece la RAE existen pautas de estilo», explica el presidente de UniCo.

En el curso también se abordará cómo cuidar la expresión. «El corrector lo que nunca hace es tocar el sentido de lo que ha escrito el autor. Al corregir el estilo lo único que hace es ajustarlo a las normas de estilo de la casa editorial o del medio en el que se trabaja. Tenemos que lograr ese equilibrio entre lo que dice el autor y comprobar que el lector lo va a poder entender con toda claridad»

Del sms a las redes sociales

Martín Fernández se centra en el ámbito periodístico, donde comenta:  «Se confía demasiado en los correctores automáticos y mal, porque sirven pero hay que saber utilizarlos».

¿Los errores más habituales en prensa? «Además de los gramaticales, los hay que derivan del uso del inglés (pone el ejemplo del gerundio de anterioridad), y luego está el problema de los neologismos, de las nuevas palabras. Pero también tenéis la ventaja de la Fundéu BBVA (Fundación del Español Urgente), que da un gran servicio».

[…]

Leer más en larioja.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: