Noticias del español

| |

|

Fernando Ávila

El Tiempo.com (Colombia)

Martes, 14 de agosto del 2012

ANTES DE COLGAR LOS ‘GUAYOS’ SEPA DE DÓNDE VIENE LA PALABRA


Toda la vida hemos oído hablar de los guayos, como hemos oído hablar de fútbol. Por eso, la palabra guayo nos resulta tan familiar. Incluso le inventamos al verbo morir un simpático eufemismo con ella: colgar los guayos. 


Uno encuentra guayos en los almacenes de calzado, en los catálogos de implementos de fútbol, en las tiendas deportivas, en la lista de útiles escolares, en las páginas amarillas, en los diarios.

Hay reportajes sobre los fabricantes artesanales y sobre la última línea de guayos hechos en cuerina, con diseño dinámico, taches reforzados y múltiples opciones de color, fabricados por las multinacionales del ramo, que los ofrecen a 400 dólares el par.

Lo sorprendente, mis queridos amigos, es que los guayos ('zapatos para jugar fútbol') no se encuentran en el Diccionario de la lengua española. El Panhispánico de dudas ni siquiera los menciona. Y el Diccionario de americanismos, 2010, es la única publicación de las Academias de la Lengua Española que les dedica dos renglones: "guayo, sustantivo masculino. Colombia. Zapato especial que se usa para practicar deporte".

Como ven ustedes, es un colombianismo. En los demás países se les dice botines. De ahí que no haya mucha información sobre el origen de la palabra. 

[…]

Leer el artículo completo

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: