Noticias del español

| Francisco Ríos (La Voz de Galicia, España)

Almóndigas y cocretas

A juzgar por algunos títulos de periódicos y de blogs, la Academia Española se ha convertido en poco menos que la causa de todos los males que nos afligen: «Nueve enajenaciones mentales de la RAE», «22 palabras que nunca imaginarías que están admitidas por la RAE», «La deriva incomprensible de la Real Academia Española», «La Real Academia se tira de la amoto»...

Todas esas críticas obedecen a la inclusión en el Diccionario de voces que, según los feroces críticos, nunca deberían haber hollado el ara de la palabra. Es paradigmático el caso de almóndiga. Está en el DRAE desde su primera edición (1726), donde aparecía junto a almondiguilla y almondeguilla. Desde allí se remitía a albóndiga y albondiguilla. De estas últimas decía la Academia que eran «voces corrompidas de albondiguilla, que es como debe decirse». Desde entonces han permanecido en el mismo sitio. Lo único que ha hecho la corporación en la última edición de su principal obra ha sido introducir dos notas en los artículos correspondientes: que ambos sustantivos están en desuso y que son vulgares.

Leer mas en lavozdegalicia.es

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: