Noticias del español

| | | |

| END
elnuevodiario.com.ni, Nicaragua
Viernes, 18 de diciembre del 2009

ADVIENTO, NAVIDAD Y OTROS TEMAS

En el Diccionario del estudiante (2005), obra de la Real Academia Española y en la que este servidor participó como colaborador en representación de la Academia Nicaragüense de la Lengua, se registra la palabra bici como acortamiento de bicicleta. En el uso coloquial, también lo empleamos en nuestro país: «Siempre peleaba por la bici», refirió la vecina. (END/17/10/06)


Y el acortamiento de autobús (bus) figura en todos los diccionarios de la lengua. Aquí tomamos un ejemplo de nuestros diarios: Desafortunadamente, Manuel no logró sobrevivir luego de impactar contra la parte derecha delantera del bus. (END/27/07/07).

Un ejemplo de Róger Fischer nos recuerda una palabra abreviada con intención de suavizar una frase que se siente bayunca: Ve que «deaca», dijo Juancín: Vos ya agarraste la vara… (LP/29/10/06).

Las amas de casa dicen refri, pero nuestros jóvenes van más allá en un alarde del menor esfuerzo en el lenguaje, porque el suplemento es suple, la película es peli, la depresión es depre, la información es info, la depresión es depre. Baste la muestra: La diferencia esta vez sería que la peli estaría apoyada en la tecnología digital (END/Buena Onda/13/06/07). Les entra otra enfermedad muy parecida, la depre. (END/Buena Onda/01/09/04/). Para mayor info llama al 222-2913. (LP/ Aquí Entre Nos/04/05/07).

¿Es este fenómeno privativo del lenguaje coloquial? No, porque en nuestro idioma hay un considerable número de voces técnicas de origen diverso, y muchas de estas voces las empleamos suprimiendo generalmente la parte final. Es lo que se conoce como apócope (como san, de santo, pregunta casi obligada en los crucigramas).Veamos.

Un paciente cardíaco dice al médico: «Quiero que me tome un electro» (electrocardiograma: del gr. electron electricidad, cardias corazón, grama letra) y el cardiólogo procede con el electrocardiógrafo, el aparato que registra las corrientes eléctricas emanadas del músculo cardíaco.

La madre en el consultorio le dice al médico: «Mi hijo tiene gastro», por gastroenteritis (del gr. gaster, estómago; enterón, intestino; itis infección); es decir, la infección simultánea producida en la membrana mucosa del estómago y los intestinos.

«Voy donde el otorrino», decimos cuando recurrimos al otorrinolaringólogo, un especialista como lo dice su nombre, en oído, nariz y garganta (del gr.otos, oído; rhino, nariz, y laringo, laringe).

Frecuente o esporádicamente abordamos una moto o un auto para ir al cine o tomarnos una foto. Pero muy pocos se ponen a pensar que son voces apocopadas: motocicleta (del lat. motor, oris 'que mueve'; y del gr. kuklos, círculo); automotor (del gr. auto, propio, uno mismo); cinematógrafo (del fr. cinematographe y éste del gr. kinema, movimiento y graphon, escrito); fotografía (del fr. photographie y éste del gr. photo, luz y graphie, escritura, representación).

Todo el mundo dice taxi, acortamiento de taxímetro. Guido Gómez de Silva, en su Breve diccionario etimológico de la lengua española, nos dice que taxi viene del francés taxi, idioma que lo tomó a su vez del inglés taxi (1907), acortamiento de taxicab, acortamiento a su vez de taximeter cab, que literalmente significa 'coche de alquiler [cab] con taxímetro (de taximeter, intrumento que indica la cantidad devengada').

A veces, los hablantes vacilan en el uso del género con voces apocopadas. Es el caso de radiotelefonía, radiodifusión y radiorreceptor (del fr. radio, energía y éste del lat. radius, rayo de luz), que se hizo el radio (el aparato) y la radio (la estación). En Nicaragua acaban confundiendo los conceptos y se dice, indistintamente, para ambos referentes el o la radio.

Dínamo es un caso análogo. El término nos viene, dice Angel Rosenblat en sus Estudios sobre el habla de Venezuela, del francés machine dynamoelectrique, abreviadamente la dynamo y ahí pasó al español. La Academia la incluyó en su Diccionario de la lengua española de dos formas: la dinamo y la dínamo.

Pero en España escritores como Benito Pérez Galdós prefieren el masculino, el dinamo, forma generalizada en Hispanoamérica. Rosenblat, por su parte, documenta que el gran ensayista mexicano, Alfonso Reyes, confesaba que no se podía acostumbrar a decir la dínamo (según la norma Académica) porque desde niño oía y decía el dinamo. En Nicaragua podemos afirmar lo mismo.

El caso de el televisor y la televisión es similar a el radiorreceptor y la radiodifusión. Tele es una raíz griega que significa 'lejos, a distancia', y visión es una raíz latina (visionem) que significa 'visión, vista'.

Bien. En nuestro país, aun cuando se emplea el televisor, para referirse al aparato receptor de televisión, y la televisión, para el caso de la transmisión de la imagen a distancia valiéndose de las ondas hertzianas, prefieren el acortamiento de los términos: el tele y la tele.

Pero de forma análoga a el radio y la radio, terminan igualmente diciendo un tele o una tele para el aparato, aunque para la transmisión de la imagen predomina el femenino: la tele. Veamos una muestra: —Mirá (me dijo la mujer), a mis niños les gustan estos juegos, y ellos siempre que ven las noticias de sucesos en los canales de televisión donde salen personas accidentadas por los buseros, taxeros o corredores drogados o borrachos, dicen eufóricos: «mirá mamá un ‘busman’ en la tele…»— Arnulfo Agüero. (LP/02/06/07)

El caso de Adviento y Navidad no son supresiones al principio de la palabra, como el caso de bus, ni al final de la palabra, como los otros casos citados, sino en varios sonidos dentro del vocablo. Este fenómeno.gramatical se denomina síncopa. El Advenimiento o el sincopado Adviento es el 'tiempo litúrgico de preparación de la Navidad, en las cuatro semanas que la preceden'. Natividad o el sincopado Navidad es el tiempo en que se celebra la llegada al mundo del Hijo de Dios.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: