Noticias del español

| |

| Inés Izquierdo
La Prensa (Nicaragua)
Martes, 5 de junio del 2007

ACRÓNIMO LEXICALIZADO

Mucho se ha hablado de las siglas y de los acrónimos, sin embargo parece que la cuestión no está muy clara todavía, por tal razón consulté el tema con mis colegas de la Fundéu (Fundación del Español Urgente) y aprendí tantos aportes que quise compartirlos con ustedes.


La palabra acrónimo surge en EE. UU. en 1943 para nombrar a lo que en el mundo latino se le dice sigla. Son las llamadas «siglas impropias» y se forman con letras que no sólo son iniciales, o con las iniciales de las palabras que forman la expresión, incluyen palabras con significado gramatical.

A veces las siglas pasan a formar parte del léxico común. Se dice que «se lexicalizan» y constituyen palabras con categoría gramatical propia. Estas siglas lexicalizadas, denominadas «siglónimos» se escriben con inicial minúscula. Ejemplos: láser («light amplification by stimulated emision of radiation»).

Lo primero que debemos puntualizar es que un acrónimo no se lexicaliza porque sea normado, sino que se lexicaliza cuando alguien decide que ya se usa mucho y decide escribirlo como palabra. Lo único que sucede es que a partir de ese momento si su propuesta no se enraíza en el uso sistemático no tiene ningún valor y puede terminar desechado, en el canasto del olvido. Cada quien puede considerar lexicalizado un acrónimo. Otra cosa es que los demás compartan la idea.

¿Cuándo se produce ese tránsito de sigla impropia a siglónimo? Es el habla común la que lo hace. La lingüística María-Fernanda Poblet afirma que «sólo el uso es el responsable de la lexicalización. Pero nadie lo decide: sucede, sin más, y después se verá si se queda o no en nuestro léxico y cómo».

El destacado estudioso de la lengua José Martínez de Sousa afirma que este tema «constituye un verdadero infierno. La Academia ha variado en los últimos años estas definiciones, hasta el punto de que es difícil saber qué es una cosa y otra. Si no se consigue fijar su alcance significativo sin que queden dudas, más valdría prescindir de esta palabra, debido al confusionismo extremo a que se ha llegado».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: