Noticias del español

| | | | | | |

| Agencia Efe

Académico confía tener el Diccionario Histórico Español en 15 años

El académico de la Lengua José Antonio Pascual, que dirige el proyecto de Diccionario Histórico del Español, confió en tener, en quince años, la estructura básica de esta obra de «muchísima importancia para nuestra lengua» y sin la que «no podemos seguir».

Las etapas a seguir para la elaboración del Diccionario son uno de los asuntos que centran en Salamanca la Reunión Plenaria de directores de las Academias de la Lengua Española, a la que asisten los directores o presidentes de las 21 entidades que forman la Asociación de Academias de la Lengua Española (la RAE, y las academias de Latinoamérica, Estados Unidos y Filipinas). 

En concreto, se planteará cuál será la aportación de las academias americanas al proyecto, que se iniciará en enero de 2006 y supone, según Pascual, «una prueba de fuego», toda vez que la elaboración del Diccionario Histórico del Inglés llevó cien años, y cincuenta la del Francés.

«Vamos a intentar en quince años poner en marcha esta obra, aunque luego pueda ser mejorada, lo cual hace que yo esté sumamente preocupado y me encuentre haciendo una serie de esquemas, previendo todas las acciones encadenadas para que no falle ninguna», refirió.

Pascual precisó, en declaraciones a los periodistas, que el problema no es técnico ni teórico, pues «sabemos muy bien qué es y para qué sirve, tiene muchísima importancia para nuestra lengua, que no puede seguir sin él porque entender los textos del pasado es dificilísimo sin tenerlo».

Destacó el académico el «absoluto» apoyo estatal con el que cuenta la obra, algo imprescindible porque «el resultado no es económico, nadie puede pensar que se va a vender como un ‘best seller’».

«Es más, yo creo que no se va a vender, pero el resultado es fundamentalmente cultural, es una obra básica para nuestra lengua, y sin ese apoyo no habría la posibilidad de acometerlo», sostuvo.

Una vez con medios, prosiguió Pascual, «el problema es humano por la gran dificultad de poner en marcha toda una serie de personas que van a dedicarse a ello con ahínco, no fichando sino enloqueciendo con el placer de que se va avanzando en su realización».

La tarea más inmediata será programar los tres primeros años de trabajo: la Real Academia será el centro de gestión, pero quiere contar con los mejores especialistas de las distintas universidades e implicar a personas que trabajan en el dominio de la historia de las palabras.

«Por tanto la RAE va a coordinar y a utilizar sus recursos pero tenemos que implicar a los especialistas que están en distintas universidades españolas, hispanoamericanas y europeas».

Aventuró Pascual una posible colaboración con la alemana Universidad de Heidelberg, donde en la actualidad se elabora un diccionario histórico medieval, mientras que la de Salamanca tendrá un papel relevante, especialmente en lo referido al Siglo de Oro, por su «magnífica tradición filológica y abundantes tesis sobre historia del léxico español».

De esta forma, Pascual plantea la posibilidad de fragmentar los trabajos para después unirlo todo.

«No tengo una gran preocupación teórica ni económica, sino de ver cómo acortamos etapas y ser humildes, para hacer una obra que pueda ser mejorada, algo general que sirva para todos, y si en quince años contamos con ese artilugio para el mejor conocimiento del español, nuestra lengua habrá ganado mucho», arguyó.

Antes de comenzar los trabajos los directores de las Academias de la Lengua Española fueron recibidos en el Ayuntamiento de Salamanca, en un acto institucional al que asistió el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

Está previsto que los asistentes se reúnan a puerta cerrada en la sede de Caja Duero para exponer los trabajos sobre la Nueva Gramática de la Lengua Española, la primera que reunirá la norma no sólo española, sino también iberoamericana.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: