#EscribirEnInternet

Pronunciación de los nombres extranjeros en el periodismo deportivo

Valorar

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

SIN VOTACIONES

0 valoraciones | 0,00 sobre 5

El error tan extendido en algunos locutores de suprimir o alterar letras y sílabas en las palabras obedece normalmente a una mala vocalización o articulación de los sonidos, que se profieren con menos pausa y modulación de las necesarias, o bien sin la debida atención o conocimiento.

Tal es el caso de la pronunciación de nombres de origen extranjero entre los profesionales de la información televisiva o radiofónica en general, y en el ámbito periodístico deportivo en particular, donde las referencias a competiciones de otros países y a fichajes de jugadores foráneos son constantes.

Efectivamente, los medios deportivos audiovisuales que suelen ofrecer cobertura y resultados de los campeonatos internacionales más relevantes, entre los que sobresalen los principales torneos futbolísticos europeos y las ligas profesionales de fútbol americano, baloncesto o béisbol en EE. UU., habitualmente encuentran verdaderos problemas para proferir correctamente antropónimos y topónimos de origen extranjero, los cuales se rigen por otras reglas de pronunciación diferentes al castellano.

Los errores más comunes se corresponden con aquellos nombres propios procedentes de la lengua inglesa, cuya fonética no es regular y exige el aprendizaje de pronunciaciones por separado, es decir, de memoria. Así, ocurre en la Premier League con Manchester United (que es pronunciado /Unái/ en lugar de /Iunáitid/ por una gran parte de los locutores deportivos), Tottenham (no es /Tótenjam/ sino /Tótnam/ porque la h en este caso no suena), Fulham, /Fúlam/, y los recién ascendidos Norwich /Nórich/, Swansea /Suánsi/ y Queens Park Rangers /Réinyers/.

Sin embargo, en los casos en los que el nombre del equipo coincide con el de la ciudad de la que procede, la castellanización no suena tan extraña, porque de hecho está muy extendida en el uso, y, por ende, resulta mucho más admisible: Liverpool /Líberpul/-/Lífpul/, Birmingham /Bírmingan/-/Bérmigam/ o Nottingham.

Algo parecido sucede con las voces provenientes de otros países como Portugal, Alemania o Italia, donde algunos de los equipos más conocidos equivalen a topónimos adaptados a nuestro idioma desde hace muchos años, como Oporto (en vez de Porto), Colonia (no solemos decir Köln), Hamburgo (en vez de Hamburger), Nuremberg (Nürnberg), Génova (en lugar de Genova), Nápoles (no suele decirse el Napoli, voz esdrújula) y Milán (Inter de Milán, no de Milano; si bien suele pronunciarse como voz llana (el Milan) cuando nos referimos al equipo rossonero de la capital lombarda, que adopta la pronunciación original de sus fundadores británicos).

Aunque muchas veces el aprendizaje se produce gracias a la experiencia y a la casuística particular a la que uno ha de hacer frente en la cobertura informativa de determinadas competiciones (así muchos nos enteramos hace años que en Grecia, por ejemplo, los nombres de los dos equipos de fútbol más famosos no son voces llanas sino agudas: /Panatinaikós/ y /Olympiakós/), es conveniente tener en cuenta algunas reglas fijas, muy simples, relativas a correspondencias entre grafías y fonemas que son muy comunes en distintos idiomas.

En portugués, por ejemplo, lh equivale a la ll española o nh al sonido ñ; en alemán, la diéresis o umlaut modifica el sonido de las vocales sobre las que se coloca (ä se puede pronunciar con un sonido intermedio entre la a y la e, ö suele ser /oe/ o /e/ y ü /i/); o en italiano, gl es /ll/, gh se pronuncia /gu/ y sc equivale a /sh/.

Igualmente, en francés la r es más bien una /g/, las consonantes finales de cada palabra no suenan (salvo liaison o unión sonora cuando la siguiente palabra empieza por vocal) y las terminaciones en vocal (o en y) son casi siempre agudas; o en inglés la h al principio de palabra es siempre aspirada salvo contadas excepciones en que permanece muda (honest, honour, hour, heir) y las vocales duplicadas o seguidas de doble consonante son largas.

Veamos algunos ejemplos ilustrativos:

Portugués

  • nh = /ñ/ Juninho /Yuníño/, Mourinho /Mouríño/
  • lh = /ll/ Carvalho /Carvállo/, Olhanense /Ollanénse/

Italiano

  • gn = /ñ/ Bologna /Bolóña/ (castellanizado Bolonia)
  • sc = /sh/ Brescia /Brésha/
  • ch = /k/ Petacchi /Petáki/
  • ghi = /gui/ Inzaghi /Inzágui/
  • ggi = /yi/ Foggia /Fóyia/
  • ce = /che/
  • ll = /l/ Marcello Lippi /Marchélo Lípi/
  • z = /ts/ Lazio /Látsio/

Alemán

  • v = /f/
  • h = /j/ (correspondencia habitual cuando esta es la primera letra de la palabra; menos sonora que en español)
  • er = /a/ Hannover /Janófa/
  • ü = /í/ Müller /Míla/ (aunque en español está muy extendido /Múler/)
  • ö = /oe/ o /e/ Vöeller /Féla/
  • ch = /j/ Mönchengladbach /Moenchengládbaj/

Inglés

  • a = /ei/ (correspondencias más habituales en vocales)
  • e =/i/
  • ee = /ii/
  • i =/ai/
  • o = /ou/
  • oo = /u/
  • u =/iu/
  • h = /j/ Hearts /Jáarts/
  • ph = /f/ Philadelphia /Filadélfia/
  • j, g = /y/ Jones /Yóuns/

Francés

  • i (final) = /í/ Platini /Platiní/
  • c = s Nancy /Nansí/
  • ch = /sh/
  • oi = /ua/ Charleroi /Shagleguá/
  • ou = /u/ Manadou /Manadú/
  • eau, au = /o/
  • r = /g/ Bordeaux /Bogdó/ (castellanizado Burdeos)
  • u = /i/ Duchamp /Dícham/
  • ll = /l/ Gallas /Gála/
  • gn = /ñ/ Sagnol /Sañol/

Con la identificación de los errores más comunes en la locución cotidiana y el perfeccionamiento del nivel de pronunciación de nombres de origen extranjero, el periodismo deportivo audiovisual ganaría, qué duda cabe, en calidad.

Licencia de Creative Commons © MMXIV - Los contenidos elaborados por Fundéu que se publican en esta web lo hacen bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported