#EscribirEnInternet

Nuevas profesiones en internet

Podemos, de manera autónoma, crear un contenido para la web sin tener conocimientos técnicos, pero también es cierto que cuanto mejor conozcamos el medio más sencillo será introducir, adaptar y difundir el mensaje.

El universo de internet requiere de conocimientos multidisciplinares, no solo escribir pensando en publicar en medios digitales, en cómo lee nuestro público en pantalla o en el canal que vayamos a utilizar (blog, wiki, página web…), sino que es imprescindible aplicar las nuevas disciplinas que han surgido en los últimos tiempos: arquitectura de la información, maquetación, nuevas narrativas, diseño de interacción, hipertexto, guion multimedia, usabilidad, multimedia, accesibilidad, posicionamiento, optimización, aspectos jurídicos… perfiles profesionales especializados en técnicas que se deben tener en cuenta a la hora de comunicar en los nuevos medios.

Veamos, a continuación, algunas de las nuevas profesiones relacionadas con la escritura en internet y nacidas con la evolución de la comunicación digital:

  • Arquitecto de la información: es el perfil que se encarga de estructurar el proyecto, planea la mejor forma de organizar los contenidos para que el usuario encuentre lo que necesita en el menor tiempo posible. Debe ser capaz tanto de abstraerse para poder imaginar el proyecto globalmente, como de llegar al detalle de las necesidades específicas de cada pantalla. Tendrá que fijar los flujos de interacción, es decir, cómo navegan los usuarios por el proyecto, definir el etiquetado, las búsquedas y, en definitiva, estudiar los requerimientos de eficacia y eficiencia del sistema para aumentar la utilidad y satisfacción de los usuarios con la agrupación de contenidos.
  • Bloguero: hispanización del término inglés blogger. Se trata de la persona que tiene un blog o publica entradas en blogs. No es necesario que sea un profesional, el bloguero suele tener autonomía de decisión sobre el contenido y el diseño de su medio de comunicación. Se relaciona de tú a tú con el usuario, con el lector, lo que hace única la experiencia como medio de comunicación y lo separa de otros formatos, incluso de las secciones de opinión de diarios digitales más clásicos.
  • Gestor de comunidades o community manager: según la Asociación Española de Responsables de Comunidad (Aerco), «un community manager es aquella persona encargada/responsable de sostener, acrecentar y, en cierta forma, defender las relaciones de la empresa con sus clientes en el ámbito digital, gracias al conocimiento de las necesidades y los planteamientos estratégicos de la organización y los intereses de los clientes».
  • Copy: es el redactor creativo, su trabajo consiste en crear guiones creativos, eslóganes, títulos, guiones de banners… Es el responsable de la línea editorial para la promoción de un sitio. Entre las habilidades de un copy web está la de pensar en los medios sociales y en cómo se ha de posicionar un texto en los mismos, conjugar creatividad con posicionamiento y brevedad.
  • Digitalizador: cuando se habla de digitalización o de material digitalizado generalmente se hace referencia al escaneo y a la fotografía digital de documentos que pueden consultarse y visualizarse en archivos digitales. El digitalizador es el experto en este trabajo, sabe tratar desde documentos recientes hasta los procedentes de un fondo antiguo, con cuya manipulación hay que tener especial cuidado. También debe ser experto en digitalización masiva, es decir, en el manejo de software para la captura automática de datos y su posterior conversión en documentos de texto, por ejemplo, para grandes cantidades de documentos de la administración pública que han de pasar del papel al soporte digital.
  • Diseñador web: el diseñador web no es solo aquel que diseña y entrega una imagen de cómo ha de ser un proyecto multimedia. El diseño web es una disciplina que exige grandes dosis de creatividad sumadas a un alto nivel técnico. Tienen que saber aplicar las bases del diseño de toda la vida: composición, color, tipografía, metáforas visuales, etc. y además combinar toda esta base con su aplicación en pantalla: navegabilidad, interactividad, usabilidad, accesibilidad, arquitectura de la información, etc. y con la interacción de medios como el audio, el texto, la imagen y el vídeo.
  • Editor de web: es la persona encargada de gestionar y organizar los contenidos en una web, debe definir la línea editorial por la que se regirá y asegurar que todo lo que se publica vaya en esa línea. Lo ideal es que tenga definido el perfil de usuario para poder encajar perfectamente la línea editorial. Podríamos decir que son los nuevos periodistas digitales.
  • Especialista en márquetin electrónico: perfil que se encarga de la estrategia y promoción de los nuevos medios. Utiliza técnicas de publicidad o promoción (basadas en texto, imagen o vídeo) en las que se hace uso de internet para llegar a más público. Debe dominar las metodologías de la viralidad y campañas de publicidad en internet.
  • Experto en accesibilidad: para que un contenido en internet llegue al mayor número de usuarios posible es imprescindible que sea accesible, es decir, que el mayor número de personas tengan acceso y puedan navegar y comprenderlo independientemente de sus capacidades físicas, técnicas o intelectuales. Este perfil debe manejar las herramientas de autoevaluación que analizan el código y revisan el cumplimiento de los estándares web.
  • Experto en analítica web: son los encargados de medir y analizar las estadísticas de una web o producto digital. Pueden definir la audiencia y ayudar en el posicionamiento a partir de los datos que extraen.
  • Experto en metadatos: es un perfil derivado de los especialistas en documentación y gestión de la información. Su trabajo es parte del tratamiento documental y consiste en describir (generar metadatos) tanto en la forma como en el contenido de los documentos para facilitar su recuperación y consulta. En el contexto digital es muy útil para facilitar las búsquedas.
  • Experto en SEM: este especialista se diferencia del SEO en que suele implicar el pago de publicidad contextual. No es lo mismo hacer una estrategia destinada a mejorar la visibilidad de una página web en los buscadores de internet pagando a los buscadores que sin pagar, son estrategias distintas y muchas veces complementarias.
  • Experto en SEO: SEO es la abreviatura de search engine optimization, que en castellano se traduce como optimización para buscadores o directamente por posicionamiento web. Es una profesión de reciente creación (experto en SEO, consultor SEO, o SEO, a secas) en la que se busca situar un producto, empresa o servicio entre los primeros resultados de los buscadores más conocidos. Se encarga de optimizar una web, o dar las claves al resto del equipo para poder posicionarse mejor en los motores de búsqueda.
  • Experto en usabilidad: esta disciplina debería ser parte de todas las demás, aunque también hay expertos en este campo que se encargan de facilitar el uso de un proyecto digital por parte de los usuarios, especialistas en verificar el correcto funcionamiento del producto. Guía a los diseñadores de interacción en su trabajo, y les ayuda a evaluar sitios web tanto cuando hacen un rediseño como cuando están preparando prototipos de diseño de interacción. El objetivo principal es captar la atención del usuario y que este quede satisfecho. El resultado debe ser un producto de fácil utilización.
  • Gestor de contenidos: su responsabilidad es la elaboración de una estrategia que defina la actualización de los textos y el resto de los elementos para el mantenimiento del proyecto en el tiempo. Será el encargado de hacer que los contenidos se actualicen cuando corresponda, en el canal adecuado y con el registro apropiado para el destinatario del mensaje.
  • Guionista multimedia: al igual que es necesario un guionista para la realización de un largometraje, también es necesaria esta figura para cualquier producto multimedia, desde una infografía, una animación o un juego interactivo. Este profesional debe estructurar las pantallas, definir cada una de las escenas y determinar las interacciones de todos los elementos que participen en el producto, especificando el sistema de navegación, procesos, acciones y actividades interactivas.
  • Montador/maquetador: el profesional que en último lugar compagina guion, estructura, diseño, etc. y lo une todo en un producto final. Ha de ser experto en los programas informáticos de montaje y edición, como pueden ser los gestores de contenido web.
  • Programador web: se corresponde con el perfil más puramente técnico del ingeniero informático, el experto en análisis y desarrollo de la plataforma para dar cabida a los contenidos. Suelen especializarse en una u otra tecnología dependiendo del gestor de contenidos (CMS) o plataforma que se utilice.
  • Realizador de vídeo: el perfil profesional encargado de crear y editar material audiovisual pensado para los nuevos medios, en los que tanto los formatos como los contenidos y la duración han de estar pensados para la red.
  • Responsable de contenidos: es el equivalente al llamado «curador de contenidos» (del inglés: content curator). Es el profesional encargado de buscar, seleccionar, agrupar, organizar y compartir contenidos sobre un tema en particular. Debido a la gran cantidad de información a la que tenemos acceso hoy en día, es un perfil que consigue extraer el mejor contenido de un determinado tema y servírnoslo en bandeja para nuestro consumo.
  • Responsable de reputación digital: la reputación digital hace referencia a la imagen y reputación pública que una persona, empresa, producto, servicio o marca adquiere en internet, independientemente de la adquirida fuera de la red. Este perfil profesional debe controlar todo lo que se dice de la empresa en la red, a través de herramientas de sistematización de la información disponible, analizarla e interpretarla.

Aunque la mayoría de las personas con estos perfiles cuentan con formación superior, es muy común el perfil autodidacta. No existe demasiada formación reglada específica para todas estas profesiones, más bien son adaptaciones de antiguas profesiones, como el periodismo, la documentación, el diseño editorial, el márquetin, la comunicación audiovisual, la filología, la lingüística, y un largo etcétera en el que tienen cabida casi todos los estudios, porque para poder escribir en internet, lo primero es saber escribir, y lo segundo tener un tema que tratar.

Seguro que nos hemos quedado cortos en nuevas profesiones, así que os invitamos a completar o corregir la lista.

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: