#EscribirEnInternet

Esto, muletillas y, o sea, redundancias

Te contamos qué son las muletillas y las redundancias y para qué las empleamos, cuáles son las más frecuentes y dónde encontrar más información sobre ellas.

¿Qué es una muletilla?

El DRAE las define como la ‘voz o frase que se repite mucho por hábito’. Son un recurso oral y  se usan como un apoyo en el discurso, así pueden tener distintos fines: mantener el interés, controlar los turnos de palabra en la conversación, buscar la complicidad o la comprensión con el interlocutor; aclarar, subrayar o matizar algo, etc.

Muchas muletillas se emplean de forma automática y, en ocasiones, se extienden como una moda. Debe tenerse en cuenta que, siempre en función del registro que se esté empleando, las muletillas pueden resultar innecesarias y llegar a denotar torpeza y pobreza lingüística.

También se las conoce como: bordones, estribillos, expresiones expletivas o coletillas.

Hay diferentes tipos de muletillas:

  • Los latiguillos son, según José Martínez de Sousa, «expresiones que se repiten constantemente en la conversación y en ciertos medios. Se caracterizan porque se ponen de moda y, con el tiempo, terminan desapareciendo»: La última película de Almodóvar es tipo terror psicológico.
  • La empuñadura, a diferencia de la mayoría de las muletillas, es una fórmula necesaria en determinados discursos como, por ejemplo, en los cuentos: Érase una vez…
  • Los timos, son muletillas que se repiten cada cierto tiempo en un mismo discurso: ej. vaya tela.

Las muletillas se pueden clasificar según la finalidad con la que se emplean:

  1. Llamar y mantener el interés del interlocutor: Esto… ¿qué te iba a decir?, mira, ¿no es cierto?, ¿verdad?, ¿no?, ¿o qué?
  2. Controlar el turno de palabra: escucha; escucha un momento; calla, calla.
  3. Ganar tiempo en el discurso para pensar sobre las ideas que se están exponiendo: o sea, es decir, como si dijéramos, diríamos, digamos, como, como muy, tipo, del tipo de, pues, esto.
  4. Buscar la comprensión y complicidad con el interlocutor: ¿entiendes?, ¿sabes?, ¿me explico?, ¿te enteras?, ¿sí?, ¿vale?, ¿ya?, ¿me sigues?
  5. Justificar el discurso: entiéndeme, como aquel que dice, como el que dice, por decir de alguna manera, ea, no es porque yo lo diga, es un decir, por decir algo, digo yo, etc.
  6. Dar énfasis: vaya tela.
  7. Mostrar desacuerdo: qué quieres que te diga.
  8. Invitar a la reflexión: imagínate, fíjate, etc.
  9. Concluir una idea: bueno, bien, ea, pues nada, en fin, etc.

¿Qué es una redundancia?

Una redundancia, también denominada pleonasmo, es una repetición innecesaria de una palabra o de un concepto. No modifica el significado del discurso.

En el vademécum de la Fundéu hay numerosos ejemplos de redundancias: prever con antelación, precondición, policontusiones, aproximadamente unos, bajo cero (temperatura)persona humana, volver a repetir, funcionario público, factible de hacer, accidente fortuito, veredicto final, crespón negro, autopsia de un cadáver, nexo de unión, etc.

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: