#EscribirEnInternet

Formatos multimedia

Los formatos multimedia han pasado a convertirse en elementos imprescindibles y naturales en el consumo de contenidos en internet. Están presentes, de manera cotidiana, en la interacción del usuario con los documentos y los contenidos de la red, gracias a lo cual el lenguaje, antes meramente textual, se convierte ahora en lenguaje audiovisual o multimedia. Se trata de nuevos y emergentes modelos de comunicación, interactuación y difusión por medio de lo visual y lo sonoro, de ahí que la importancia de los formatos multimedia en el futuro sea incuestionable.

Introducción a las nuevas formas de narrar

Entendemos narrar como la acción de contar lo sucedido, aunque nos centraremos en las cuestiones referidas a la narración en el audiovisual multimedia e interactivo. La narración está relacionada con el discurso retórico, que se caracteriza por ser un arte que trabaja la eficacia y el deleite del lenguaje escrito y hablado. Para ello hace uso de los recursos, las figuras o los tropos (comprende la sinécdoque, la metonimia o la metáfora en todas sus variedades) propios del lenguaje.

Las nuevas narrativas digitales, también llamadas digital storytelling, están basadas en la utilización de recursos de un modo cruzado (cross-media). Esto es, cuando para narrar integramos varios formatos, de los nuevos medios y de los de toda la vida, por ejemplo con una misma trama o historia se crea la película, el libro, el videojuego, la web, la red social… (Ej. Superman puede trabajarse en cómic, animación, videojuego, teatro musical…).

Esta idea de cruce de formatos tiene su máxima expresión en el concepto transmedia, cuya relación se basa no solo en el cruce de medios sino también en parámetros de cocreación, colaboración y juego. La historia transcurre a través de diferentes formatos con la posibilidad de ser creada por el mismo público que la disfruta. Hoy en día estas relaciones son imprescindibles para entender los contenidos multimedia.

Estas nuevas narrativas son herederas del fenómeno 2.0, ya que la manera de narrar proviene de la propia interacción de los usuarios y no solo de lo prefijado por los autores. Esto hace que los contenidos mantengan una relación más flexible con los usuarios, creando la figura del «prosumidor»: consumidor y productor de contenidos a la vez.

Los modelos de distribución de estas nuevas narraciones también han comenzado a cambiar, de la estantería física de toda la vida, se pasa a estanterías virtuales —videosharing (Youtube), photosharing (Flickr)—, micropagar —micropagos (App Stores)— y cofinanciar proyectos —crowdfunding—.

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: